17 de 04 de 2008

Conquista a un seductor

Hoy en la mañana, un artículo de Emol llamó poderosamente mi atención. Decía: “Llega a librerías manual para conquistar a seductores”. Atrapada ya en esta literatura de autoayuda (un tanto patética, sí admitámoslo) averigué que el autor, Steve Santagati, pertenecía a la casta de los Don Juanes y había decidido revelar los secretos más íntimos de los de su clase.

Estuve buscando más datos por Internet, pero fue poco consistente lo que encontré, quizá porque lo mejor del libro sea sólo su título, porque seamos sinceras ¿Quién no ha caído alguna vez en los brazos de un seductor? Me pregunto si nos encontraremos con grandes verdades al leer el libro o sólo con machismo puro.

¿Recuerdan a ese hombre inombrable que las hizo perder la cabeza?

19 comentarios

andy he

02 de marzo de 2013

un seductor hace que una mujer se sienta bien, la lleva a las estrellas, sin necesidad de muchas palabras, mas bien de pocas y muchas incinuaciones audaces para atraer su subconciente

jeremy

17 de septiembre de 2011

un seductor es mas de lo que ustedes dicen :D en buena onda

SeductorAprendiz

19 de junio de 2009

Un seductor no dice palabras bonitas ni halagos hasta que la mujer no se los gane. Menos aún las trata como reinas. Un seductor evita mostrarle a la mujer interés por su físico, sino por su personalidad. Un seductor no promete amor eterno ni felicidad a una mujer que sabe que no es la indicada. El seductor es un artista, como el artista marcial, el seductor es un artista venusiano, un hombre que logra despertar en la mujer un interés inexplicable, una atracción magnética, y sabe seducirla para luego tocar con ella una melodía como el artista que toca su instrumento. Un seductor puede ser como un colibrí, que anda de flor en flor, pero a sabiendas de ambos que el fin es el néctar. Y es a este tipo de verdadero seductor que ese manual está enfocado. ¿Porqué? No sé, talvez el autor pensó que como el seductor tiene una personalidad asombrosa, es un buen premio para la mujer.

trapeando_jiles@hot

14 de diciembre de 2008

y si las mujeres pieden tanto ,, tambien tienen ke poner de su parte no creen? por ke ke sacan con encontrar al hobre ideal si no le tratan como tal o como deberia ser .. jahja soltando todas las prezas cuando el se los pida..y cuidando el cuerpo ,, es todo lo ke intereza, no es necesario hacer cambios de personalidad para llamar la atencion.. xao

trapeando_jiles@hot

14 de diciembre de 2008

ssiii si existe linduras aceptando una infinidad de cosas ke se digan ,, estamos todos en un gran error,,,no ahi secretos ni tecnicas sino de ser uno mismo se consige a su tal para cual , para ke aparantar y tratar de consegir a algien a kien atrapamos con engaños,, si depues todo sale a flote dandose cuenta con el tiempo kien ha sido cautivado por el otro ke no es la misma persona de la ke se enamoro ,, pues tiene razon ,, ser uno mismo te da el poder de mantener una linea y si una persona se intereza por ti desde un acomienzo por como eres en realidad vas a tener mas exito ke com si o hicieras aparentando ....-. bueno pero sin dejar de lado ke yo ,chicas osy el prototipo para toadas esas ke les guste lucir tangas y sepan bailar un buen caño .. jahajha noo , es broma pero si kieren hacerlo no me enojo !!! bye (k)

SgordilloE

02 de mayo de 2008

Tanto rato de hombre y todavía no cacho si soy o no de los innombrables. Porque "TODOS" los hombres somos seductores, de no ser así nos iríamos virgenes y castos de ésta etapa de vida. Porque les cuento que no existe dama que no quiera atenciones, halagos y un poquito de "mamonería" de cuándo en vez. Eso con la mujer de uno, porque para el resto, sobretodo las con edad, físico y mate para seguir al padre hurtado al pie de la letra, somos aduladores y coquetos. Pero arrancamos si la cosa se pone espesa. Tons, los innombrables serían los que no arrancan??? o los que las convierten en esclavas???? (si es lo segundo vayan pensando en las ventajas de ser hermafrodita porque todos vamos para allá...). Un abrazo.

Maria Jose

01 de mayo de 2008

Creo que pasa por el cultivar la madurez como dice Bibi y la propia persona y no sentirse inferior, me refiero a que sus actitudes te parezcan tan destellantes e impresionante como si nunca lo haya visto. Estos tipos poseen una autoestima muy alta y por ende se creen capaces se hacer lo que quieran con las mujer que se les pasan por delante.

Bibi

21 de abril de 2008

Yo caí y sigo cayendo... es que un hombre con actitud me nubla y la teoría se me va a las pailas. Confieso que al arrepentirme de mi debilidad hago promesas conmigo misma de nunca más... pero aún no me da resultado, en todo caso estoy cultivando mi madurez emocional, por lo tanto es un asunto de fe.

Ale

18 de abril de 2008

Una cosa es el hombre Don Juan, el aludido al principio y otro es el seductor, que no siempre habita en el mismo hombre. Ahora, no sé bien si me gusta tanto esa cosa de las flores, las palabras bonitas y tanta atención. El mío, es otro tipo de hombre, definitivamente.

Paula Avilés

18 de abril de 2008

Yo creo que existe... el problema es encontrarlo!

Francisca

18 de abril de 2008

Berni, y ese hombre existe??? jajaja

bernardita

18 de abril de 2008

Concuerdo con la Fran o me van a negar que no es agradable escuchas palabras bonitas, que te traten como reina y que te regalen para cada fecha importante flores????? Ahora, siempre hay que mantener la cabeza bien puesta y saber arrancar cuando sea necesario y continuar buscando el hombre que sea lo suficientemente seductor, pero también sensato y que quiera proyectarse con uno.

Francisca

17 de abril de 2008

Creo que no tiene nada de malo dejarse seducir por todo un seductor... mientras estemos seguras que esto es un juego... el peligro está en creerse el cuento y caer en sus redes....

Ale

17 de abril de 2008

¿Es necesario leer un manual para saber cómo es un Don Juan? Sabemos perfectamente cuando nos enfrentamos a uno y si queremos pisar el palo, lo pisamos aunque sepamos que lo vamos a pasar pésimo. Creo que ahí está el punto...Pensando bien, sí estuve con ese tipo de pasteles, pero desaparecí antes de YO pasarlo mal.

Yoly

17 de abril de 2008

Snif... Muchas veces veo que el Titanic va a chocar con el iceberg y ¡aún así no salto por mi vida!... creo que es más acertado un manual para huir de los pasteles jejejeje :)

Paula Avilés

17 de abril de 2008

jajajajjaja sí la veo, la dejo arriba de tu auto!!!

xsanmiguel

17 de abril de 2008

Hey... A mí la cabeza se me perdió hace un buen rato (y aún no la encuentro). Si alguna de uds. la ve por ahí, ¡por favor! devolver al remitente ¡urgente!

Paula Avilés

17 de abril de 2008

jajajja muy inteligente de tu parte Ale.... no fue mi caso... yo sí caí... pero levanté... nadie muere por esas cosas :)

Ale

17 de abril de 2008

Nunca llegué a perder la cabeza por un tipo, tuve la cabeza lo suficientemente fría para huir antes. Menos me busqué un Don Juan, o sea, es como si tomara veneno, a sabiendas que me voy a morir... El libro quizás lo leería si tuviera las cuatro extremidades inmóviles y no me quedara más lectura o si fuera lo único con letras en una isla desierta donde naufragué...Los únicos manuales que leo son los de los artefactos que compro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último