05 de 09 de 2008

Un mínimo de educación…

No sé si se han dado cuenta, pero cada día que pasa la gente es menos protocolar. ¿Dónde quedó la buena educación? Nadie dice que andemos con el Manual de Carreño bajo el brazo, pero un mínimo de formalidad no hace mal a nadie. Si no entienden de qué estoy hablando les doy algunos ejemplos: casi se ha vuelto una costumbre hacerse el loco con el regalo, tanto en los cumpleaños como en los matrimonios. De hecho, a una amiga le acaba de pasar en su matrimonio, mucha gente muy cercana a ella no le envío ni una tarjeta de felicitación e igualmente fue a la fiesta; no sé a ustedes, pero a mí me daría mucha vergüenza. Es básico saber que si te llega una invitación de este tipo, debes enviar aunque sea un ramo de flores, aunque no puedas ir.

Sumado a todo esto está la falta de protocolo para cosas tan simple como saber que a un matrimonio no se puede ir vestida de blanco, pero últimamente esta escena entre las invitadas se repite más de lo que imaginamos. Asimismo, se requiere un mínimo de formalidad en la vestimenta, por lo que los jeans, zapatillas, jockeys, etc., quedan totalmente ¡fuera! Seguro, ustedes también tienen alguna anécdota similar… ¿o no?

PD: Pero al margen del dato anecdótico, es hora de ponernos en campaña por recuperar algo de la formalidad y buena educación de antaño.

8 comentarios

Ale

10 de septiembre de 2008

Creo que andar "mal vestido" no es sinónimo de mala educación. Conozco (mucha) gente que se viste con las mejores marcas, producida, que siempre anda "impecable" y que es lo más mal educada que hay. Pienso que la "pinta" no molesta tanto como la actitud. Prefiero mil veces a una persona "mal vestida" amable y entretenida antes de una fashionista con poca educación y latera.

Francisca

10 de septiembre de 2008

Bárbara, me encantó el dicho que decía tu abuelita... le encuentro toda la razón

Bárbara

10 de septiembre de 2008

La educación es algo que se aprende en la cuna y se olvida en la tumba...eso decía mi abuelita y no deja de tener razón. Ahora bien, siempre hay gente que "trabaja" sus falencias. Pero es cierto, parece que ahora la ( o el) que anda más desordenado en eventos formales, es "choro", tiene "personalidad", se cree "diferente" pero no se dan cuenta que no pasan de ser una tropa de mal educados. Siempre hay situaciones que respetar, nos guste o no, ya que generalmente la conducta de unos pocos siempre afecta a los demás. Dan ganas de darle unos pesitos para que se vistan mejor y a la altura de la ocación... y bueno, para que hablar de las "lindas" que se ponen vestido blanco en un matrimonio...es último!! se llega a ver rasca!!

Dani

07 de septiembre de 2008

Lo he visto!!!! Fui a un evento formal con unos amigos, alta noche, y se mueren algunas chicas iban vestidas con minis de Jeans!!!!!! Pobrecitas si, me dio vergüenza ajena y pena, porque los varones, entre ellos mis amigos, no tuvieron compasión al momento de referirse a ella y la destruyeron a momentos de los pelambres. En fin, creo que aprendieron su lección

Patricia

07 de septiembre de 2008

La génesis de todo es la pobre educación que hace que actuemos en forma poco asertiva respetuosa y delicada con los otros ,Todavia estamos a tiempo de dar un giro a estas actitudes que causan daño molestias y sinsabores y consiste en predicar con el ejemplo, para asi crear un círcu- lo virtuoso y defendernos un poco de los que actúan como manada.

Patry

06 de septiembre de 2008

Hola Gente! no solamente en la ropa sino en la educación y comportamiento para con los otros. Estamos viviendo e interelacionandonos según nuestras necesidades, lo que queremos y como lo logramos. No importa si al vecino le puede llegar a doler, o lastimar o invadir.. Espero que todo vaya mejorando, aunque, tengo un poco de duda. Por lo menos acá en Argentina. Besos y buen fin de semana Patry

Ale

05 de septiembre de 2008

No me extraña nada, si hay personas que son incapaces de decir "hola", que es lo mínimo. Si voy a la casa de alguien y llevo algo, un detalle, no creo que sea formalidad, sino una pequeña muestra de interés, cariño y preocupación. Yo me aburrí de invitar gente a mi casa porque todos llegaban por parte baja, una hora más tarde de lo acordado, llegaban con las manos vacías, se comían hasta las plantas de la terraza y después que se habían tomado todo lo "bajativo" posible, se iban sin siquiera recoger la servilleta que se les cayó al suelo.

Francisca Bertrán

05 de septiembre de 2008

La formalidad es muy importante, creo que también demuestra preocupación y cariño por el otro. A mi gusta llegar siempre con alguna cosa...y si tengo poca plata, una tarjeta o algún regalo original...nunca falta, cuando uno quiere puede responder de la mejor manera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último