14 de 04 de 2009

Quién nos entiende: Cartera de mujer

*Por Vicky Palazzi

Esta historia comienza una mañana cualquiera frente a la luz roja del semáforo cuando un oficial de tránsito detiene a una mujer en su auto y, en su tarea de control diario, le pide el carnet de conducir. Ella sabe que lo tiene, sin embargo, introduce nerviosa la mano en su cartera y comienza a buscarlo dejando caer en el asiento del acompañante una variedad de objetos inimaginables, hasta encontrar- enredado en un ovillo de hilo- el preciado documento.
Son muchos los que están convencidos de que más allá de sus fines estéticos, la cartera de la mujer es una especie de universo paralelo que se mueve con ellas a todas partes. Un agujero negro de capacidad ilimitada del que puede salir desde una pastilla de menta, hasta una plancha para alisar el pelo. Mientras que hace un tiempo atrás el bolso femenino no era más que un detalle que servía, además, para guardar el lápiz  labial, hoy la cartera se ha convertido en un indispensable para socorrernos ante cualquier emergencia. Una caja de Pandora que, incluso, puede sorprender hasta a sus propias dueñas.

Eso sí, a la hora de hablar de carteras no podemos generalizar, ya que la selección de los objetos que hospedará durante varias horas es directamente proporcional al tipo de mujer. Por ejemplo: si exploramos la cartera de una mujer soltera podemos encontrar: cremas de todo tipo, un cepillo de dientes, lencería hot de emergencia, kilos de maquillaje, barras de cereal, pastillas anticonceptivas y hasta preservativos, en el caso de las más liberales. También está la cartera de las mujer casada, que además de las cosas propias deben llevar los artículos que al marido no le caben en los bolsillos y las juguetes de los hijos. Tres manojos de llaves, pelusas de todos los colores y tamaños, restos de caramelos, un calentador de mamaderas, un celular corporativo y un familiar para emergencias, un paquete de cigarrillos, la lista del supermercado, varias lapiceras sin tinta y quien sabe que otras cosas más.
Lo más graciosos o lo más triste, depende del humor, es que las mujeres – y esto es ley- nunca, pero nunca encontramos lo que andamos buscando. Si necesitamos la llave del auto seguramente sacamos primero la de la casa, segundo la de la oficina y así sucesivamente hasta que damos vuelta todo sobre la vereda, repitiéndonos una y otra vez frases como: “si las eché, estoy segura de que las tenía”.

No hay duda de que nuestra cartera es nuestra aliada, nuestra compañera y la que más podría hablar sobre lo que somos, no en vano decims que en la cartera llevamos la vida entera.

*Vicky Palazzi es argentina, tiene 25 años, es Licenciada en Comunicación Social, Técnica Universitaria en Periodismo y Técnica Universitaria en Diseño Gráfico, y por sobre todo, fanática de Taconeras. Nos escribirá cada 15 días esta columna llamada ‘Quién nos entiende’.

19 comentarios

paola

18 de octubre de 2013

jajaj que manera de sentirnos identificadas...sacó todo primero pero nunca lo que busco, es espantoso...peleo horrores con mis carteras...

alejandra

17 de octubre de 2013

Muy buenas tus notas conprovinciana y vecina, realmente un orgullo leerte en estas publicaciones.....por muchas columnas mas!!!

Virgia Palazzi

19 de mayo de 2010

Gracias Fátima, sin querer leíste la primera de mis columnas, hoy ya suman un montón. Si tienes ganas de reirte de las locuras femeninas estás en el lugar justo. Te recomiendo buscar en el buscador: ¡Que viva la celulitis!, El dificil arte de sorprender a una mujer, o La mejor amiga de mi novio, que son algunas de los temas tratados en estas columnas denominadas ¿Quién nos Enetiende?. Un abrazo

Fatima Hernández

19 de mayo de 2010

No lo puede haber descrito mejor!!! me encanto sigue escribiendo por favor me hiciste sonreir en un momento de aburrimiento total!! saludos

loreto

14 de junio de 2009

Genial el articulo, me encantò es tal cuàl . felicitaciones.

yasna

14 de junio de 2009

me encanto, muy buena y es verdad!!!

normita

03 de mayo de 2009

con naturalidad y frescura, la licenciada describe lo cotidiano de nuestro "ser" mujeres. La animo y aliento a bucear en su profunda capacidad deostrada, para que en cada quincena haga nacer una sonrisa socarr al leer, que sin dudaas, nos identifica como género!.

CRISTINA

02 de mayo de 2009

Definitivamente para encontrar lo que buscamos en una cartera, debemos sacar todo, pero tambien encontramos todo

Edhel

20 de abril de 2009

jajajajajaja realmente gracioso, me encanto..aunque yo no uso carteras, sólo mi mochila..de la cual mis compañeros tienen miedo de meter la mano, dicen ke en cualquier momento sale un ratón o algo porque tengo de todo xD le llaman la barney bolsa, bolsa del gato felix, o bolsillo de doraemon

Rossy Lluka

19 de abril de 2009

Y si dieron en el blanco yo creia que solamente a mi me pasaba ! !

feña

17 de abril de 2009

genial!!!! yo soy fan de las carteras!!! Me encantan y mas ahora que hay en tamaños grandesssssssss.... Uno les hecha de todo y aparte que hay de varios colores sirvan para convinar cada prenda que uno se coloque. No falta que hasta los hombres nos piden que les llevemos algo jaja. Cariños a todas

Mariana

17 de abril de 2009

Muy buen articulo!!!!...jajaja!!es verdad las cosas que una lleva en la cartera....excelente...los cigarrillos,las pinturas,el espejo,uf q no metemos en la cartera las mujeres y es verdad que es una lucha cuando buscamos algo...y mas si la cartera es grande....el articulo si que identifica a las mujeres...

Marce

16 de abril de 2009

Buen titulo, "quien nos entiende"... Cuando no encontramos algo en nuestra enorme cartera, deseamos tener una cartera mas pequeña. Sin embargo cuando necesitamos con urgencia algo que tenemos o dejamos en casa, anhelamos una cartera mas grande para portar mas cosas jajajajaja. Cuando nos enamoramos de una cartera en vitrina pensamos y hacemos lo posible por obtenerla, una vez comprada, no pasan muchas horas y ya codiciamos una nueva cartera o una que vimos pasar por la calle jejejejejeje. Me encantó el artículo, me siento muy identificada

Stella

15 de abril de 2009

Me gustó mucho el artículo, me parece que está escrito en un lenguaje sencillo y no exento de picardía....lo siento como una nota fresca. La temática me parece interesante porque la cartera es un instrumento de trabajo, yo como docente de doble turno llevo muchas cosas útiles en ellas:Lapiceras, anteojos, toalla para las manos,¡Pinturas por supuesto!...remedios para mí y los alumnos, siempre alguna golosina para calmar algún llanto por un raspón en el recreo,etc...La cartera de mujer es una caja de Pandora¡¡¡Esmuy cierto!!!!! Felicitaciones por la nota.

Lucila

14 de abril de 2009

muy buen artículo!!! ¿hay que esperar 15 días para leer otro? Que pena! Mi cartera tiene objetos que pertenecen a ambos grupos y más. Yo junto los boletos de coletivo de todo el mes, siempre prometo tirarlos - cuando encuentre el lugar adecuado que no perjudique el medio ambiente, ni la estetica de la ciudad- y nunca lo hago. ¿Alguien me entiende?

Tati

14 de abril de 2009

Excelente!!!!! me senti plenamente identificada ya que soy mama de dos niñas y mi cartera suele ser una caja de pandora....Felicitaciones por la nota y espero la proxima

antoo!

14 de abril de 2009

muy buenoo la veerdad. una graaan verdad! LA CARTERA.. felicitaciones. besitoosss.. nos vemos en la proximaaa.

naty

14 de abril de 2009

muy buena la nota, la verdad que tienes toda la razon... a veces odiamos la cartera porq no encontramos lo q estamos buscando, pero lo cierto es que sin ellas nos sentimos desnudas...espero ansiosa la proxima nota...

Enrique Martinez Ramallo

14 de abril de 2009

Muy gracioso el articulo, saludos, besos y felicitaciones para viki palazzi, una taconera por naturaleza, realmente quien las entiende, pero que invento la mujer!... muy bueno el sitio se lo disfruta aun siendo hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último