13 de 07 de 2009

QNE: Compromifobia

Un cepillo de dientes, un par de zapatos cómodos y alguno que otro artículo personal olvidado a conciencia en la casa del novio, bastan y sobran para poner a prueba a nuestra pareja; ya que es común que hoy en día, muchos hombres salgan corriendo despavoridos cuando una relación amorosa  comienza a ponerse “seria”.
La primera etapa suele ser siempre color de rosa, mensajes sorpresivos, llamados nocturnos, citas románticas. Todos los elementos se combinan en la síntesis de un perfecto y seductor cuento de hadas del que, orgullosamente, somos las protagonistas. Pero… los meses corren, la pareja se consolida, la intimidad aumenta y la relación comienza a demandar nuevas necesidades como responsabilidad, dedicación y, sobre todo, tiempo. Es en este preciso punto en el cual la historia de ensueños puede tornarse una pesadilla, pues puede que el príncipe azul decida cabalgar a toda marcha, pero en dirección opuesta a la de nuestro castillo.
Pero… ¿qué es lo que causa esta recurrente reacción? Hay una mirada masculina que apunta a que las mujeres queremos poseer al hombre como propiedad. Pero la verdad reposa en cuestiones mucho más intrincadas, ya que este singular género padece frecuentemente de  “compromifobia”. En otras palabras, terror al compromiso.
Según los especialistas, en los hombres, el temor a comprometerse con quienes aman se representa en dos miedos básicos: el miedo al abandono y el miedo a la invasión. Cuando amamos,  nos entregamos por completo, quedamos al desnudo y nos mostramos tal y como somos. Abrirnos al amor es también hacerlo a la posibilidad de perderlo y sufrir, y es este costado vulnerable el que ellos detestan mostrar.
Por otro lado, están los que, más que al compromiso en sí, nos temen a las mujeres. Porque  suponen que comprometiéndose perderán su identidad. Asumen que invadiremos su espacio y que mediante un proceso de fagocitosis le absorberemos la hombría hasta despojarlos por completo de su individualidad.
Sin embargo, el compromiso en una relación va más allá de cualquiera de estas supuestas verdades. Es la aceptación del deseo de querer compartir la vida con quien tenemos al lado. Estar comprometido es asumir un desafío y apostar a que funcione, es tener proyectos conjuntos e iniciar un camino compartido. Por eso es muy importante que la intención sea mutua, pues cuando uno no quiere, dos no pueden.
Así que cuando comiences a sentir que tu relación merece pasar a otro nivel, se bastante cuidadosa en tus acciones, juega bien tus cartas. Y si no eres correspondida, no pierdas el tiempo esperando a que suceda el milagro. Porque si tu pareja no puede hacerse cargo de lo que dice sentir, posiblemente no sea  el adecuado. Si no piensa en la Bella Durmiente, quien seguiría durmiendo el sueño de los justos si no hubiera sido por ese príncipe valiente que decidió dar el siguiente paso comprometedor para acudir en su rescate.

9 comentarios

Vanidades > QNE: ¿Caballeros o caballos?

27 de julio de 2009

[...] *columna anterior de Quién nos entiende, aquí var addthis_brand = "Taconeras"; var addthis_header_color = "#ffffff"; var addthis_header_background = "#82a8cc"; var addthis_pub="taconeras"; var addthis_options = 'facebook, email, twitter, favorites, delicious, more'; var addthis_language = "es"; var addthis_localize = { share_caption: "Comparte esta noticia"}; [...]

Ale

17 de julio de 2009

Excelente... hasta parece que estuvieras contando mi historia.. pero soy una convencida de que en algun momento alos hombres les cae la ficha y se dan cuenta de lo que perdieron!!.. besos y Felicitaciones por el articulo!!!

carmen

17 de julio de 2009

buen punto de vista , claro que es mejor cortar con ese tipo de relacion donde no esperas nada de el ,solo una aventura . las mujeres merecemos lo mejor no migajas .

sol

16 de julio de 2009

como siempre exelente el articulo... tan real como tan doloroso darte cuenta que tu pareja no quiere compromiso, para mi, por el solo hecho de no asumir responsabilidades en la vida, los hombres todo quieren facil y servido, una novia mil años que la tienen cunado quieren: las mujeres deberiamos hacernos respetar mas y poner limites a estas situaciones. saludos a virginia y felicitaciones!!!

naty

14 de julio de 2009

muy buenooo!! excelente el articulo!! es muy cierto... odio a los hombres compromifobicos!!! jaja!!!

mariana

14 de julio de 2009

Muy pero muy bueno....cuanta realidad hay en este articulo...como siempre sorprendiendo....me encantooo....Hombres todo un tema!!!!jejeje...besos..muaaa

Lucila

13 de julio de 2009

que bueno, que bueno!!! QNE un artículo mejor que el otro!!!

Maria Ines

13 de julio de 2009

Muy buena la nota. me hace acordar a alguien que tuvo algo que ver con mi hija. En mi época los hombres tomaban las responsabilidades y se comprometian como actitud natural, ahora , ¿será que las mujeres les quitamos esa posibilidad, por eso de que la mujer actual mira con mas seguridad el futuro? ¿No será que les facilitamos todo y no les damos el espacio para que se jueguen por nosotros? ? no por nada esta el dicho "el que quiere celeste que le cueste

lucy

13 de julio de 2009

muy pero muy bueno.. Una gran realidad....saludos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último