27 de 07 de 2009

QNE: ¿Caballeros o caballos?

¿Qué tienen en común los osos panda y los hombres caballeros? ¡Fácil!… que ambas especies están en peligro de extinción. Es verdad, encontrar actualmente un hombre que haga de manera cotidiana el uso de la galantería y la caballerosidad es más difícil que estornudar sin parpadear.
¿Dónde quedaron aquellos galanes de cine que engominaban sus cabellos y lustraban sus zapatos antes de un encuentro? ¿Esos mismos que prendían una flor en su ojal para sorprender a su enammorada, besaban su mano con prudencia y no dudaban en quitarse la chaqueta ante la más mínima insinuación de frío? Actualmente muchas de estas costumbres se han perdido. Sobre todo las que consisten en ejercer las reglas básicas de la buena educación como ceder el asiento a una embarazada o hacer cruzar la calle a una anciana. Hoy la falta de caballerosidad puede manifestarse de las más insólitas formas.
Por ejemplo: Si nos invitan al cine, con suerte conseguiremos que el interesado pase a buscarnos, si es que no somos nosotras las que ofrecemos el auto para evitarles la molestia. Por supuesto, ni hablar de esa presentación formal ante la familia, ya que -desde la calle y con un estrepitoso bocinazo no sólo anuncia su llegada si no también la urgencia de huir lo antes posible. Salimos corriendo de la casa y, mientras tratamos de lanzarnos al auto que arrancó sin nosotras, vamos renunciando a la idea de que elogien nuestro peinado y el vestido al que dedicamos horas enteras. Llegamos al lugar, el auto se detiene y seguimos esperando la más mínima manifestación de galantería: “Seguro me abrirá la puerta”- pensamos, cuando de repente un mensaje de texto interrumpe nuestros deseos: “¡¿Y?! ¿Qué estás esperando? ¡Ya va a empezar la película!”. Miramos por la ventanilla para comprender lo incomprensible, y efectivamente, ya desde la entrada, el susodicho nos indica que nos demos prisa con expresión neurótica. Con la cabeza gacha de vergüenza, hacemos la cola en la boletería y, segundos antes de nuestro turno, el primer indicio de buenos modales aparece sospechosamente: “¿Me disculparías un segundo por favor?… Tengo que ir al baño. Pídeme una ración de cabritas extragrande y una bebida, si no es mucha molestia” Así es como terminamos pagando todo e ingeniándonoslas para conducir solas hasta los asientos la atroz bolsa de maíz inflado, las bebidas y la chaqueta que nos dejó para poder ir al baño tranquilo.

Finalmente, la película termina y volvemos al auto para ser depositadas en la esquina, pues según su teoría resulta más práctico hacernos caminar unos metros que girar el volante de trasmano a su recorrido. Pero cuando parecía que la antítesis de la cortesía había llegado a su máxima expresión, sentimos el intento inoportuno de sus manos pretendiendo sellar la cita con algo más que un abrazo de despedida. Indignadas, dejamos el auto dando un portazo mientras nos rehusamos a creer que la caballerosidad se ha extinguido por completo.
Afortunadamente, después de mucho buscar y renegar en el intento, yo puedo afirmar que todavía quedan algunos especímenes. Pues he encontrado a mi hombre ideal: romántico, galante y extremadamente caballero. Sin embargo, y aunque ustedes chicas no lo crean, esta realidad tampoco resulta tan tentadora como parece. Ya que la caballerosidad es una modalidad que no incluye garantía de exclusividad. Esto implica que el hombre en cuestión será atento y cortés con cuanta mujer se cruce en su camino, hasta el punto de pedirme la silla a mí para ofrecérsela a otra.
En definitiva, la culpa no es de ellos… ¿Quién nos entiende a las mujeres?

*columna anterior de Quién nos entiende, aquí

14 comentarios

Julieta

14 de junio de 2010

Leer este articulo me recordò una vieja experiencia, mi espècimen fue desde el principio muy claro en decirme que a èl no le gustaba esperar, si me llegaba a traer a la oficina, asì es que optè en aceptar yo llegar a su casa o al lugar donde èl me indicara, no era para nada caballeroso, en una ocasiòn salìamos de un restaurante , en ese momento estaba entrando un grupo de tres personas entre ellas una señora de la tercera edad, y èl simplemente se adelantò a salir, lograndolo hacer antes de que ellos pusieran un piè adendtro...jejejeje para el fue gracioso..para mì , casi lo mataba con mis ojos....resultaba tan difìcil, hasta que en una oportunidad de las tantas veces que lo visitè en su casa, estuvimos "juntos" al terminar "la jornada" él se durmiò y yo salì sin hacer el mayor ruido para que no se despertara (eran la 11pm). Al siguiente dìa me reclamò porque le dejè la puerta del jardìn abierta en la parte de atràs de su casa (vive en una residencial privada con alta seguridad) diciendome, que le pudo haber pasado algo....jajajajaja..... no creen que es el colmo????? estos especimenes hay muchìsimos.....gracias a Dios logrè sacàrmelo del corazòn...saluditos bellezas taconeras

DIANA

14 de agosto de 2009

HOLA!! CREO Q YO HE ENCONTRADO UN ESPECIMEN EN EXTINCION!! AUNQUE LA CABALLEROSIDAD, COMO DICE EL ARTICULO, NO IMPLICA EXCLUSIVIDAD, ES LINDO Q ALGUIEN TE ATIENDA COMO SE DEBE Q TE CHIQUEE UN POQUITO!! A MI ME LLEGAN MIS RAMOS, VAN X MI A MI CASITA, CONOCEN A MI FAMILIA, NO ME DEJAN SOLA EN EL CINE Y A EL LE TOCA PAGAR TODO, ES LINDO!! AAAAA Y TODAVIA NO ES MI NOVIO :) PERO ME ENCANTAN TODOS SUS DETALLES!! :) SALUDITOS!! :)

fefa

05 de agosto de 2009

Hola!!! Como se ha perdido la caballerosidad en algunos hombres, tambien se ha perdido la delicadeza y femeneidad en la mujer. No todo es culpa de ellos. He notado muchisimo que las niñas de ahora uno no distingue si son mujeres u hombres, se comportan de la misma manera y se dejan tratar pesimo. Cariños!!!

anto

03 de agosto de 2009

citia y glenda las envidio, mi novio es un cabernicolaa total!, pero asi lo amo jajajja!.. muy buenooo. besos, espero la proxima! :)

QNE: ¿Caballeros o caballos?

02 de agosto de 2009

[...] el uso de la galantería y la caballerosidad es más difícil que estornudar sin parpadear. (more…) Publicado en Tendencias « Beneficios del yoghurt Tentación invernal [...]

gina

31 de julio de 2009

unas partes son un poco exageradas pero si se esta perdiendo la caballerosidad y mas en esta nueva generacion y en parte mucha culpa la tenemos las mujeres por querer sentir total y completamente autosuficientes pero chicas no esta mal un poco de ternura de vez en cuando.

Maris

30 de julio de 2009

Soy de edad madura y muchas veces siento nostalgias por esa etapa de oro en donde los varones eran tan galantes y gentiles, realmente era un placer ser mujer por todas esas pequeñas atenciones que ellos nos brindaban...Pero convengamos que las mujeres dejamos tambien de ser delicadas, modestas y perdimos algo tan nuestro y bello que nunca deberia haber desaparecido que es el Recato.Bueno el artículo

Cynthia Rosales

30 de julio de 2009

No me queda más que decir que, al igual que Glenda María, mi novio está en extinción. Compartimos nuestras vidas hace cinco años, y continúa siendo un hombre maravilloso y de lo más caballero. ¡No lo puedo dejar escapar!

GLENDA MARIA

28 de julio de 2009

CHICAS LES CUENTO MI NOVIO SI ES UN CABALLERO, EL ME VIENE A BUSCAR, PAGA LA ENTRADA Y LLEVA LAS PALOMITAS, LA COLA Y EL HOT DOG AL ASIENTO, ME DEJA IR AL BAÑO Y LUEGO VEMOS LA PELICULA COMPLETITA. EL MIO SI ES CABALLERO Y NO PIENSO PERDERLO POR NADA DEL MUNDO SE LLAMA JOSE RAMIRO.

Lucila

28 de julio de 2009

¡¡¡Buenisimo el artículo!!! Me da pié para compartir con todas mi opinión y pedirles que hagan pormí este experimento, ya que yo ¡por ahora! estoy fuera de carrera. Mi opinión: la culpa no es del chancho, sino del que le da de comer... El experimento es: si les tocan la bocina, no corran, por el contrario manden mensaje de texto desde sus casas: "banca un toque, tengo para 5 min. más". Al baño udes. piden primero, dejen la plata que crean necesaria para cubrir el gasto que udes crean correspondiente y justo. Después me cuentan el desarrollo de la cita. Son pequeñas señales que tenemos que dar, chicas en el amor y en los primeros momentos hay que ser picara como ellos!!! suerte

Fernanda

28 de julio de 2009

Me encanto la nota! Se me vinieron a la mente un par de situaciones en las que tambien estuve a punto de perder las esperanzas en la caballerosidad actual.. pero espero tener la suerte de encontrar algun especimen en extincion!! Saludos!

Virginia

27 de julio de 2009

Es verdad Enrique las mujeres somos gatas de Doña Flora (si la sacan gritan, si la entran lloran). Pero eso de la igualdad de género en la caballerosidad no me convence demasiado. Yo comenzaría a igualar los tantos en lo que al cuidado del hogar, los hijos, la comida y la ropa limpia se refiere. El resto es negociable. Gracias por tus frecuentes comentarios

VERONICA

27 de julio de 2009

me encanto la nota, y me hizo pensar que muchas veces somos nosotras las que opacamos la galanteria porque queremos hacerlotodo nosotras mismas...hasta pagamos la cena para demostrar que no necesitamos que nadie nos mantenga... tal vez deveriamos cabiar nosotros un poqito tambien ...............

Enrique

27 de julio de 2009

El articulo muy gracioso... tiene partes exageradas y otras muy reales... ok, es cierto... los hombres de ahora no se dan cuenta de esos detalles, no fueron educados con el ejemplo de sus padres y no entienden la caballerosidad ... pero otro grupo de hombres esta confundido por su doctrina GATAFLORISTICA!... acaso no son ustedes las mujeres, las primeras en pedir igualdad de genero?! dicen que son iguales a nosotros los hombres, entonces se pueden bancar el frio igual que nosotros, soportar de pie largas horas igual que nosotros, tienen la misma fuerza para habrir puertas, correr sillas y llevar bolsas, tienen el mismo derecho a pagar por lo que consumen igual que nosotros... por todo esto algunos hombres no saben que hacer... y algunos hasta estan esperando que le digan... "te hace frio robertito?... toma ponete mi tapadito que yo soy mujer y me las banco"... da para la polemica el articulo, repito, muy bueno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último