30 de 07 de 2009

Bárbara Loiss: la visita inesperada

- ¿De qué estás hablando Alejandro? –preguntó Bárbara reaccionando al fin- ¿un mes?, tenemos que hablar, tú sabes que después de lo que pasó…
- ¿Qué pasó?-  preguntó su madre tras levantarse de su silla. Entonces, observó el rostro de Bárbara y entendió que debía retirarse.

Ya más tranquila, Bárbara se acomodó en aquella cama clínica y observó detenidamente a Alejandro. No entendía su actitud, era como si tratara de evadir la realidad. De pronto, él se acercó lentamente y le dejó una carta en sus manos.

- Mi amor- le dijo- por favor léela. Luego se retiró de la habitación con los ojos llorosos.

Pasaron unos minutos. Bárbara se preparaba para dormir cuando divisó la silueta de una mujer. Creyó reconocerla, pero no estaba segura.

- Permiso, ¿Bárbara? –pronunció- acercándose lentamente hacia ella.

Bárbara la observó con detención durante algunos segundos, entonces, la reconoció. Era ella, algo cambiada, pero definitivamente ella: la estúpida polola de Federico en el colegio, esa tipa alta y desagradable. Se veía igual, salvo por el color de su pelo.

- Sí soy yo- pronunció- Alicia Fernández. ¿Acaso no te diste cuenta que se casaría conmigo?
- ¿Qué estás haciendo aquí? –pregunto Bárbara algo nerviosa.
- Necesito pedirte disculpas.
- ¿Qué?- expresó Bárbara sorprendida, no alcanzaba a comprender qué sucedía.
- Verás Bárbara- continuó Alicia mientras recorría la habitación en dirección a la ventana- me siento culpable de tu accidente.
- Pero…
- Déjame terminar- la interrumpió la mujer- ese correo electrónico que recibiste hace casi un mes no lo escribió Federico, fui yo.

Bárbara no terminaba de sorprenderse. ¿Cómo es que Alicia había escrito ese mail?, ¿cómo entonces él había acudido a la cita?

- Yo le dije que fuera tras escribir el correo- susurró Alicia- necesitaba saber si él aún sentía algo por ti. Siempre creí que no podía sacarte de su cabeza –su voz comenzaba a temblar- en todos estos años te has convertido en un fantasma para mí.
- No sé qué decir Alicia…
- Sólo contéstame una pregunta Bárbara- le dijo mirándola a los ojos, los que ya estaban inundados de lágrimas- ¿acaso pasó algo entre ustedes?, ¿sientes aún algo por él a pesar de todos estos años?
Bárbara respiró profundamente mientras apretaba el sobre que le había dejado Alejandro.

- Si, aún me pasas cosas con él, no puedo mentirte.

Entonces un sobre cayó al suelo, sin que Bárbara sospechara lo importante que era su contenido.

Capítulo anterior de Bárbara Loiss aquí.

7 comentarios

Vanidades > Bárbara Loiss: el secreto

06 de agosto de 2009

[...] anterior. Bárbara Loiss: La visita inesperada var addthis_brand = "Taconeras"; var addthis_header_color = "#ffffff"; var [...]

Cynthia Rosales

04 de agosto de 2009

Estimada Miriam, podrás enterarte d ela vida de Bárbara Loiss cada jueves a través de Vanidades en Taconeras, sólo debes esperar. Un abrazo!

miriam

03 de agosto de 2009

que buena!!! donde la encuentro completa denme la direcciòn web.....

Bárbara Loiss: la visita inesperada

02 de agosto de 2009

[...] amor- le dijo- por favor léela. Luego se retiró de la habitación con los ojos llorosos. (more…) Publicado en Tendencias « Aznavour en Chile Nueva capital de la moda [...]

Paula Avilés

02 de agosto de 2009

el proximo jueves otro caqpitulo

antonia

01 de agosto de 2009

esta muy buena la historia..me veo reflejada...que sean mas largos los capitulos por fis

Andrea

01 de agosto de 2009

Oh Dioss me enganche a esta historia, debo decirlo. Pobre Bárbara yo n osabira que hacer estando en sus zapatos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último