13 de 08 de 2009

Bárbara Loiss: la revelación

Bárbara sintió que el mundo se le venía encima. Entendió por qué Alejandro insistía con la idea del matrimonio y había pasado por alto su infidelidad. Las lágrimas le mojaban por completo su cara. Se sentía utilizada, no sabía que hacer.

Entonces decidió levantarse de la cama y salir de la clínica. Fue al baño, se vistió rápidamente y se escabulló por los pasillos sin ser vista. Algunas enfermeras la observaron dudosas, pero ella no se detuvo: estaba decidida a salir de ese lugar.

Ya lejos del recinto, a unas dos cuadras, Bárbara pensó que la mejor opción era tomar algún taxi o un microbús. Cavilaba en aquello cuando, de pronto, divisó a Alejandro en la vereda del frente.

La sorpresa de Bárbara fue mayúscula. Corrió rápidamente hacia un muro cercano y se escondió. No sabía qué hacer, cómo reaccionar. Allí estaba su novio, con quien había compartido casi tres años de su vida, el hombre que, supuso, era el amor de su vida. Claro, antes del reencuentro con Federico y, por supuesto, mucho antes de conocer la fatídica verdad.

Tomó su celular y, desde su escondite, decidió llamar a Alejandro. Estaba nerviosa, no sabía muy bien cuál iba ser su reacción al escuchar su voz. Pero siguió con el plan.

- ¿Aló, Alejandro? Soy yo, Bárbara. ¿Dónde estás?
- Acá, cerca de la clínica. ¿Estás bien?, ¿leíste mi carta? –preguntó nervioso.
- Si imbécil, le leí –contestó Bárbara fuera de control- y estoy mirando cómo aún no puedes olvidar a tu antiguo amor.
- ¿Qué? –cuestionó Alejandro- ¿dónde estás?, ¿te dieron el alta?
- ¡Qué te importa! –gritó Bárbara. Justo en ese momento Alejandro se percató que ella lo observaba desde la vereda de enfrente y cruzó la calle de inmediato.

Bárbara apagó el teléfono y salió corriendo de su escondite para evitar que Alejandro la alcanzara. Se sentía aún adolorida, y el cuello ortopédico le molestaba al caminar. Sin embargo, sus intentos fueron vanos, su novio la tomó de pronto por el brazo izquierdo.

- Bárbara, necesitamos conversar.
- Ya lo vi todo, esto se acabó.
- No es lo que piensas- respondió él.
- ¿Ah no? –preguntó Bárbara con los ojos hinchados- ¿me vas a negar acaso que estabas con él?
- No Bárbara, no te lo voy a negar –sentenció Alejandro- Claudio es mi antiguo amor, pero eso quedó en el pasado.
- ¿Cómo te atreves a confesarme tu homosexualidad en una carta?, estás loco.
- Pero Bárbara, me di cuenta que tu eres el amor de mi vida, sin ti me muero. Dejemos nuestros errores atrás y empecemos de nuevo.

Bárbara se dio media vuelta y caminó unos segundos. De pronto se detuvo y volteó para observar a Alejandro. Su rostro parecía desenfocado.

- Esto se acabó- pronunció.

Capítulo anterior de Bárbara Loiss

12 comentarios

Paula Avilés

20 de agosto de 2009

Ya está arriba chicas el cap nuevo http://vanidades.taconeras.net/2009/08/20/barbara-loiss-las-respuestas/

DIANA LIZ

20 de agosto de 2009

HOLAAAAAA!! ENTRE PARA LEER EL SIGUIENTE CAPITULO Y NO ENCUENTRO NADA!! O ANDARE PERDIDA??!! NO TOMEN EN CUENTA LOS COMENTARIOS MAL INTENCIONADOS :P TODOS TEMENOS DERECHO DE EXPRESARNOS!! LOS ESPERO, SALUDITOS!!

Paula Avilés

20 de agosto de 2009

Nooooooo en un rato más subimos la continuación de la historia!

Nena

20 de agosto de 2009

hola! solo una pregunta ya no publicarán la continuación de la historia? Por un par de mal comentarios la escritora lo bota todo?

veronica

20 de agosto de 2009

inverosimil y al limite de la raya a la estupides esta historia ...mas parece novela sosa o rosa como le dicen a las de corin tellado ...un gay arrepentido y mas encima solicitando borrar el pasado, les ha costado mucho asumir a esta sociedad la condicion diferente a su sexo del ser humano , la persona que escribe esta historia tiene la mente estrecha y se imagina un mundo inexistente. estamos en el siglo 21 y debemos educar a nuestros hijos con la verdad.

Paula

18 de agosto de 2009

Todo iba perfecto, pero creo que en verdad estás mezclando muchas cosas para crear una tragedia, a veces solo con un hecho puedes crear algo espectacular. Lo que no me gustó fue el abordar el tema homosexual de esta forma, todas aquellas que conocemos hombres o mujeres homosexuales sabemos que no se van a "volver" al otro camino, es casi imposible que un gay descubra que no es gay, el proceso de reconocimiento es demasiado tormentoso como para vivirlo por nada, quizás pueda suceder con un hombre en la adolescencia, ¿pero ya de adulto?, tajantemente no.

virginia

18 de agosto de 2009

A mí me parece una historia de lo más enredada, no deja de sorprenderme en cada capítulo y de agregarle ese toque extra que te hace querer más. Nunca me imaginé que Alejandro iba a tener ese secretito bien guardado.

Angelys

15 de agosto de 2009

Oh Dios como duele estar enamorada ..cuando se nos mienten,,,,es cuando mas se sufre.....P q se debe mentir en el amor'?

rosa berta

14 de agosto de 2009

que lugares mas comunes para una novela.creo que se necesita mas creatividad a la hora de escribir. tan pobre el argumento.lo digo con respeto,pero para ingresar a la literatura hay que tener algunas condiciones que ,a lo menos,en esta lectura no están.

DIANA

13 de agosto de 2009

QQQQQQQ!! PERO Q LES PASA A LOS HOMBRES!?!? RESULTA Q ERA, PERO SIEMPRE NO?? NO SE IMAGINAN LO Q NOS HACEN SUFRIR!! ESTA BUENA LA HISTORIA, LA ESPERO PARA EL PROXIMO JUEVES!! :) SALUDITOS!!

Nena

13 de agosto de 2009

ya no me esta gustando la historia!!

fabita

13 de agosto de 2009

q como, donde, aaaaaaaaaaahhhhhhhh q esta buena la historia, pero tendre q esperar otra semana mas,, cariños muy buena la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último