03 de 09 de 2009

Bárbara Loiss: el regreso de Tomás


- ¿Preparada para qué? –le respondió Federico confundido- ¿de qué hablas?
- ¿Ya no te acuerdas? –le reprochó Bárbara al teléfono.

Federico guardó silencio por algunos segundos, no sabía que contestar.

- No me acuerdo- sentenció finalmente.

Bárbara cortó el teléfono. Sintió una molestia en su espalda y decidió volver a la clínica. De pronto recordó que se había escapado y consideró que no había actuado correctamente. Y es que habían pasado tantas cosas en estos días, se sentía confundida, perturbada; necesitaba descansar.

De pronto su teléfono volvió a vibrar, era Federico.

- ¿Aló?
- ¡Bárbara!-expresó exaltado- ¡necesito verte ahora!, ¿dónde estás?
- Acá, en una plaza cerca de la clínica, pero…
- ¿Cerca del colegio?, ok, me voy para allá.

Bárbara se sentó en un banquillo a esperar a Federico. Se sentía nerviosa, aún no entendía muy bien lo que le estaba sucediendo. Un dolor de estómago se sumó al de la espalda y se recostó un momento. El frío la invadió.

Pasaron unos diez minutos, el cielo tomó lentamente una tonalidad rojiza. A lo lejos, unos niños jugaban con unos letreros. A dos cuadras, una silueta se dirigía hacia Bárbara, pero no era Federico.

Su figura representaba a la de un hombre de 40 o 45 años, de tez morena, espalda ancha y bigotes firmes. Vestía un terno de color gris y sus zapatos no parecían concordar con todo aquel aparataje. Respiraba rápido, agitado por la incertidumbre. Vio a Bárbara de lejos y se sintió esperanzado de encontrarla. Tocó el arma que traía en uno de sus bolsillos y continuó avanzando confiado.

Aquel sujeto pudo acercarse lo suficiente como para saber que ella se subía a un auto. No sabía quien la acompañaba ni por qué se veía tan feliz. Se escondió tras una muralla aguardando allí algunos segundos.

Bárbara se sentó raudamente junto a Federico al interior del vehículo. Quería decirle tantas cosas… pero algo la enmudeció. Observó a través del espejo retrovisor y lo vio, no podía creerlo, su corazón se aceleró en cuestión de segundos.

-Tomás- susurró.

5 comentarios

Vanidades > Los 24 capítulos de Bárbara Loiss

11 de diciembre de 2009

[...] El accidente La visita inesperada El secreto La revelación Las respuestas Diez años El regreso de Tomás Un pasado oscuro La culpa Remordimientos Protegida Al descubierto Miedos La amenaza Miedos Memorias [...]

Valiwii

05 de septiembre de 2009

Buuuuniiiisiiimoooo es poco estoi enganchadisiiimmaaaa!! porfaaa los capitulso un poco mas largoosss!!! no aguanto hasta el otro jueeeevess!!

Mari

04 de septiembre de 2009

Buenísimo!!!!!!!!

DIANA

03 de septiembre de 2009

QUIEN ES TOMAS!?!? ME DEJASTE DE PELOS!! ESTA MUY BUENA LA NOVELA, PERO ME HACES BIEN CORTITOS LOS CAPITULOS :P NOS LEEMOS LA PROXIMA SEMANA, SALUDITOS!!

ccy

03 de septiembre de 2009

quien es tomas!! xd bucha todas las semanas espero un nuevo capitulo, fue muy cortito este. u.u

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último