21 de 09 de 2009

QNE: Las mentiras de la liberación femenina


foto: alapuertadelcafe.blogspot.com/2008/09/liberac..
Sentada en el pórtico de su morada mientras el sol acariciaba su piel, la dama bordaba las últimas flores en su pañoleta nueva. Sonriendo miró a sus niños que jugaban bajo la supervisión de la criada e interrumpió por unos segundos la costura para probar la mermelada que la cocinera le acercó en un cucharón. De repente, recordó a su esposo, ausentado hace días por su tabajo y se preguntó: “¿Por qué tiene que ser él quien sale a trabajar cada mañana, frecuente a hombres de negocio y acuda a reuniones importantes, mientras yo me quedo en casa? Y así fue Taconeras como la semilla de la “indepencia femenina” comenzó a germinar en la mente de cada mujer.
En este camino las mujeres obtuvimos el derecho a votar, ocupamos puestos de trabajo y comenzamos a  practicar deportes catalogados como masculinos. Poco después, disfrutamos del primer cigarrillo en público, compartimos la comodidad de los pantalones y despejamos  nuestras nucas en un atrevido corte varonil.
Nadie puede negar que los “pro” de la ola feminista fueron muchísimos. Sin embargo compañeras, ¿se preguntaron alguna vez por todo los “contra” de esta controversial iniciativa? Ocurre que en el afán de alcanzar a los hombres en cuanto a igualdad de derechos, fuimos asumiendo también todas sus responsabilidades…¡¡¡PERO SIN DESLIGARNOS DE LAS NUESTRAS!!!
Ahora no sólo debemos ir trabajar, ser económicamente independientes y administrar  las cuentas del hogar, sino que además al regresar a casa nos ocuparnos de la comida, la limpieza, los hijos y el marido. ¿Por qué tuvimos que abrir la boca para  quejarnos, cuando pudimos habernos quedado tranquilas haciendo todo eso que hoy no tenemos tiempo de hacer?
Los hombres en cambio fueron más inteligentes. Jamás clamaron por usar delantal de cocina,  por instaurar el nado sincronizado masculino o por la fabricación de cancanes de lana talla XL. Tampoco tildaron de discriminatorias nuestras risas al verlos discernir entre dos tinturas de cabello o lagrimear con una película romántica. Ellos lo supieron mucho antes que nosotras: En la batalla de la igualdad, el triunfador también pierde.
Por eso mujeres, de ahora en más desviemos todas nuestras estrategias para equiparar la balanza. Dejemos de luchar por el poder femenino y clamemos insistentes por la liberación del sexo opuesto  ¡Vamos hombres, LIBÉRENSE!”.

Columna anterior de Quién nos entiende : Y todo por un mordisco

*La columna Quien nos entiende de Virginia Palazzi, aparece cada 15 días (lunes por medio) en el blog de Vanidades.

7 comentarios

felipe daniel

19 de enero de 2012

yo soy hombre y debo decir que valio la pena hablar , porque las mujeres merecen lo mismo que el hombre que al igual el hombre de la mujer, yo no apruebo a que digan que FEMINISMO signifique a la igualdad sino todo lo contrario , al igual que MACHISMO , las mujeres, si hay mujeres que dominan al hombre y son muy desgraciadas al igual que el hombre , FEMINISMOpara mi significa que la mujer discrimina o humilla al hombre por ejemplo decir ''que las mujeres son mas inteligentes que los hombres '' o ''que maduran antes que los hombres'' ya que eso no es cierto los hombres y mujeres maduran a la misma vez , y hay hombres mas inteligentes que las mujeres por lo cual decir esas cosas es pura IGNORANCIA la verdad , los hombres(algunos) han discriminado a la mujer (y mas ahora porque antes los hombres eran mas caballerosos y ahora son unos nacos de porqueria ) pero tambien hay que notar que las mujeres tambien lo hacen asi que dejen de ignorancia y unanse a la IGUALDAD DE HOMBRES Y MUJERES QUE NO ES MACHISMO NI FEMINISMO

Patricio

12 de noviembre de 2009

El mundo necesita de mujeres y de hombres así que para que discutir quien está mejor o peor mientras nos complementemos bien, los demás son detalles. VIVA LA PAZ y todo lo otro ... al diablo.

Jody

02 de octubre de 2009

Tal cual, maldita la hora en que tuvimos que abrir nuestra bocota inconformista para compararnos con los hombres. Ahora no sólo tenemos que hacer lo nuetro sino todo lo que ellos no quieren hacer. Jaaaa!!! ta bueno el tema

Magdalena Brescia

26 de septiembre de 2009

muy buena la nota, es cierto ¿para que abrimos la boca?, ojo! que conozco muchos cómodos también. felicitaciones!

TITA.P

25 de septiembre de 2009

JAAAA!!! Las mujeres logramos muchísimas cosas y eso hay que reconocerlo, pero hay días en que daría todo por quedarme en casa en vez de ir a trabajar. Y tu Enrique estás muy mal en tu opinion.

Mirtha

25 de septiembre de 2009

Es cierto!!! a veces las mujers peleamos por conseguir algo y cuando finalmente lo alcanzamos ya no nos resulta tan tentador como prometía. Je XX!!, creo que es algo que está en nuestros genes. De todas fomrmas, eso no quita que los hombres sean unos cómodos en todo-!!!

Enrique

23 de septiembre de 2009

-insisto, que la filosofia "gatafloristica" de ustedes las mujeres me tiene medio harto, a mi y al resto de los hombres que de muy buena voluntad les hemos cedido lugares, muy lejos de merecerlos y haciendoles creer que se lo han ganado, para que hoy no los valoren. ahora pueden votar, pero es un lio ir hasta donde hay que votar, que hace calor y mucha gente, que como van a salir asi nomas, que hoy es domingo y mi unico dia de descanso, etc, etc, etc... pueden trabajar, pero eso las agota, ya no hacen el amor si cumplieron doble turno, que mi jefe es un pesado, que no tengo ganas de que sea lunes, etc, etc, etc... pueden usar minifaldas, pero ahi tambien tienen problemas y hasta se terminan boicoteando, si ven a una mujer de piernas hermosas con una falda muy corta, que es???... si, para ustedes las mujeres es una trola! y etc, etc, etc... en fin puedo dar miles de ejemplos en los que ustedes las mujeres terminan logrando algo, para despues tener una razon mas por que quejarse!!!... realmente QUIEN LAS ENTIENDE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último