28 de 12 de 2009

Noche da paz, noche de peleas

Mucho hemos hablado ya de arbolitos decorados, de brindis de buenaventuranza y de sinceros deseos de prosperidad. Por eso, esta vez, las invito a analizar una de las caras menos loables de la Navidad y el Año Nuevo: “las peleas”. Sí, porque así como en esta época reina la paz y el amor, comienzan también a aflorar diferentes disputas protagonizadas, sobre todo, por mujeres en su papel de parientes, vecinas, amigas, etc.
Encabezando la lista de disparadores conflictivos se ubica en primer lugar la elección de la casa donde se va a realizar la celebración. Como es sabido, siempre hay alguien que debe ofrecer su morada para la reunión familiar, obligación que por razonamiento lógico recaería sobre la dueña de la vivienda más espaciosa. Pero la cosa no es tan sencilla, ya que es común que muchas anfitrionas se manifiesten en desacuerdo con la determinación y pongan el grito en el cielo: “¡¿Otra vez en mi casa?! ¡Claro, siempre tengo que ser yo la que se quede ordenando y lavando los platos luego de la fiesta!”.
Esta podría tranquilamente ser una postura comprensible. Claro, si no fuese que las mujeres somos imposibles, porque así como están las que se quejan por el punto de encuentro, están las que demuestran resentimientos por no serlo: “Estoy harta Roberto, siempre somos nosotros los que tenemos que movilizarnos a todos lados. El año que viene me quedo en casa y que venga el que quiera”.
La comida es otro de los ítems en cuestión, pues es en el arte culinario donde las virtudes gastronómicas se manifiestan, (y no precisamente para bien) trayendo al ruedo odiosas comparaciones: “¿Cómo puede ser que siempre me toque hacer el enorme pavo relleno que además me toma dos días de preparación, mientras mi cuñada, año tras año, trae la misma bandejita de ensalada?”, “Si hablas con tu mamá dile que haga el postre, ya que, según su opinión, el del año pasado estaba insulso”.
Para qué hablar de las revelaciones propias del exceso de brindis. Pues durante las fiestas nunca faltarán las copas chocando y derramando confesiones: “Suegra mis más sinceros deseos de prosperidad para este 2010, que este año nuevo le traiga más paciencia y le ayude a eliminar eso kilitos que tanto le han costado bajar!
Por supuesto tampoco podemos olvidarnos de los vecinos y sus ruidosos festejos. ¿O me van a negar que nunca imaginaron dejar en su puerta una canasta de pirotecnia encubierta que se active justo al marcar las doce, para que por una vez en la vida sientan lo mismo que ustedes, durante su infaltable despliegue de cohetes y bombas de estruendo?
Es así mis queridas Taconeras, sólo nosotras sabemos que tras la ropa, los regalos, la decoración, el horario, los saludos, el pan dulce, y demás complementos festivos puede ocultarse un infaltable motivo de pelea. Por eso, en las próximas celebraciones de fin de año les deseo de todo corazón: ¡Una verdadera Noche de Paz!

5 comentarios

mar

30 de diciembre de 2009

Hola chicas, les cuento que a pesar de que comunmente las fistas en mi casa son bien tranquilas, esta última navidad terminamos brindando hasta las cuatro de la mañana y diciéndonos unos a otros cúanto nos queremos je, je, je... los efectos del festejo.

Fran

29 de diciembre de 2009

En mi casa nunca peleamos para las fiestas. En realidad es muy sencillo, en familia y sin conflicto

lui

29 de diciembre de 2009

jajajaja es muy cierto!! en mi flia lo que siempre pasa, son las revelaciones despues del brindis!!! jaja infaltables!!!

Vera

29 de diciembre de 2009

Es verdad el año pasado para navidad discutí con mi cuñada porque no querían venir a casa a pasar las fiestas, al final como siempre tuvimos que i nosotros. pero bue, por lo menos me tocó llevar la ensalada jajaja. Un abrazo y menos discusiones para este año.

Magdalena Brescia

28 de diciembre de 2009

jajajaj, muy bueno y muy cierto, a la que pone la casa le dejo algo cierto y que les puede convenir, que te queda un montón de cosas ricas para el otro dia, y para no mover un dedo en la cocina, felicitaciones! y felicidades,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último