26 de 02 de 2010

Infiltradas: la transformación de Andrea

Capítulo 7: la transformación de Andrea

Andrea nunca había pisado suelo mexicano. Todo lo que sucedía la tenía algo perturbada, pues no conocía los pasos a seguir ni cómo trabajaba Johnny. Lo único que alcanzaba a comprender era que debía pactar su deuda, y de paso, obtener algo más de dinero antes de volver a Chile. Su plan era escapar frente a la primera oportunidad.

Pensaba en eso cuando un sobre se deslizó rápidamente bajo la puerta llegando a escasos metros de su cama. Se levantó, entendiendo que se trataba de la misión y que debía partir.

Tomó su maleta, aunque no alcanzó a avanzar demasiado cuando sonó el teléfono. Era Josefina.

Andrea hizo un gesto de molestia, se observó al espejo y bajo al primer nivel de la casona resignada. Se trataba del cambio de apariencia al que todas debían ser sometidas. Lo sabía, pero odiaba convertirse en colorina de la noche a la mañana.

- No platiques tanto con tu conciencia chamaca –pronunció Josefina a o lejos.- Es que tú entiendes…- Oh si que entiendo –respondió la mujer- he visto muchas cosas en este lugar…

De un momento a otro Andrea entró a una especie de peluquería para no salir de allí luego de tres horas. Josefina la acompañó en todo momento, no sin un dejo de sorpresa al ver el resultado final.

- ¿De veritas que nunca fuiste pelirroja?- No –respondió Andrea molesta- y ya deja de preguntar esa estupidez.- Es que el tono te queda de pelos…

Andrea tomó su equipaje y abordó el taxi que la esperaba hace unos minutos. Leía una y otra vez la carta que contenía su misión sin entender demasiado. Se trataba de un empresario banquetero que trabajaba en las afueras de la ciudad. Se suponía que ella sería su secretaria, aunque aún no comprendía cómo cumpliría su misión, si apenas sabía lo que era una hoja de cálculo.

- Aquí la dejo señorita –le expresó el taxista.- Gracias- respondió ella nerviosa.

Alcanzó a avanzar unos pasos cuando notó que se encontraba frente a un restorán. Y sobre la entrada lucía un letrero que decía “Bienvenida Lupita”

- ¡Lllegó Lupita! –se escuchó a lo lejos.- ¿Lupita? –susurró Andrea desconcertada.En esos instantes una mujer la abrazó eufórica.

- Aquí está mi pequeña que ha vuelto después de 20 años.- ¿Veinte años? –respondió Andrea conmocionada- esto es más loco de lo que pensé.

 

 © Cynthia Rosales. Derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial

1 comentarios

ana ramos

10 de marzo de 2010

me quede emocionada con el relato, espero lo publiquen completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último