11 de 03 de 2010

Infiltradas: El escape de Fernanda

Capítulo 8: El escape de Fernanda

Fernanda sabía que si no cumplía con la voluntad de Johnny, la vida de su padre corría peligro. Hace muchos años, cuando ella era una niña, el hombre que ella más admiraba en el mundo comenzó a hacer negocios con él. Sin saber cómo y cuándo, los hechos se fueron de control, quedando su papá con una cuantiosa deuda y acusado de un crimen que no cometió. La garantía para salvarse era estar disponible para cuando Johnny lo quisiera. Y así fue como la obligaron a entrar al cartel.

Pero ya estaba cansada y quería terminar con todo. Su nueva cabellera rubia no le agradaba para nada, y a pocos instantes de partir a su misión, Fernanda ya había tomado una decisión: escapar. Tenía todo preparado para desprenderse del yugo de Johnny ante la primera oportunidad.

-Vamos- le dijo Josefina de pronto- es hora de partir.-Claro.- ¿Te pasa algo chamaca?- No –respondió Fernanda- ¿por qué?- Te siento algo nerviosa.- Bueno, no es para menos…- Es verdad, es que es complicado trabajar aquí.

Fernanda se subió al taxi que la esperaba y se mantuvo cauta hasta notar que se encontraba bastante lejos de la mansión. Entonces, decidió que era su oportunidad.

-Al aeropuerto por favor.- No puedo señorita, tengo que dejarla en una dirección precisa que me han entregado.- Hágame caso, ¿quiere?- Llamaré a la señora Josefina.- No es necesario- precisó Fernanda- ella misma me confirmó que debemos partir hacia allá. Así que vamos, ahora.

El conductor la observó desconfiado por medio del espejo retrovisor, pero acató la medida. De pronto, su celular comenzó a sonar. Conversó algunos minutos y cortó.

- Aquí estamos- le señaló el chofer.- Gracias, por favor espéreme.

Fernanda caminó hacia la salida de los pasajeros provenientes de los vuelos internacionales. Y allí pudo divisarlo. Era su padre que llegaba a México para cambiar en algo los planes. La idea era hundir a Johnny.

 

 © Cynthia Rosales. Derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial

3 comentarios

Kathy Murillo Acuña

19 de marzo de 2010

cuenta con ello.. ya soy una seguidora más de tu novela.. e igualmente de tu blog... me ha gustado mucho. con la simplicidad que escribes... no buscas dar tantas vueltas y vueltas a las cosas.. sino que sabes como capturarnos con historias que bien pueden ser ciertas.. eso es lo mejor de una buena novela que puedas llevar al lector una historia que aunque sea ficticia esta transmitida con tanta naturalidad que llegamos a creer que se puede convertir en realidad.. de nuevo saludes.. y seguiremos en contacto...

Cynthia Rosales

13 de marzo de 2010

Estimada Kathy: Agradezco y aprecio mucho tu comentario. Espero nos sigas leyendo todos los jueves. Un abrazo desde Chile!

Kathy Murillo Acuña

13 de marzo de 2010

pues nada mejor que decirte en hora buena.. me ha gustado mucho tu novela.. recién la e comenzado a leer.. y en pocos minutos me he puesto al tanto de todo.. que bueno es conocer, leer y disfrutar talento joven.. si mentes frescas e innovadoras.. mentes nuevas y soñadoras.. te felicito por tu novela.. solo tengo que reclamarte que me dejas picada (es decir con ganas de tener mas) pero bueno tendré que esperas hasta la otra semana.. saludes desde Nicaragua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último