14 de 06 de 2010

Ellos, los eternos adolescentes

Según la Organización Mundial de la Salud: “la adolescencia es la etapa que transcurre entre los 10 y 19 años de edad, en la que se producen grandes cambios físicos, sicológicos y sociales”. Los mismos jóvenes la describen como el período de búsqueda de la propia identidad. Para los padres, en cambio, es el enfrentamiento a la incipiente revolución hormonal de sus hijos. Pero el tema de esta columna, mis queridas Taconeras, no pasa por ninguno de estos ejes, sino por la temible reinterpretación que nuestros hombres hacen de este término. Pues para la gran mayoría de los varones la adolescencia es ese período indeterminado al que ingresaron luego de descubrirse el primer vello en el pecho y al que tratarán de aferrarse cueste lo que cueste.
Hablemos ahora de las características de estos personajes que, haciendo caso omiso de su edad, su apariencia o su estado civil, continúan actuando como eternos adolescentes.
Un paso de la juventud a la adultez es la aceptación de nuevas responsabilidades, y entre ellas la más característica es el trabajo. Sin embargo chicas, el hecho de toparse con un hombre de independencia económica no es para nada una garantía de madurez. Lo comprobarán luego de descubrirlos invirtiendo la totalidad de su sueldo en estupideces como nuevas llantas deportivas para el auto, abominables amplificadores de sonido para su monoambiente o ‘costosísimas’ zapatillas deportivas con suspensores y cámaras de aire que nunca jamás serán usadas para su verdadero fin.
Otro de los indicios merecedores de nuestra atención es el amor incondicional de los hombres hacia su play. Si hasta han de llamarle ‘la play’ como si se tratase de una amante complaciente capaz de otorgarles el grado máximo de felicidad. Realidad en la que el vicio se convierte en el problema menor frente a la idea de sentirnos desplazadas por la reedición en 3D de la vigésima versión del Mortal Combat.
¿Y que pasa con la disponibilidad horaria? Como si fuera poco tener que lidiar con su inmadurez, las mujeres, además, debemos amoldarnos a la agenda masculina, programando citas o reuniones que no interfieran con sus horas de gimnasio, sus jueves de póquer, sus viernes de solteros, sus sábados bailables y sus domingos de fútbol y amigos. Y ya que hemos mencionado el asunto hablemos también de los muchachos. Pares en igualdad de condición a los que los adolescentes eternos juraron devoción incondicional, aunque ello implique dejarnos plantadas una vez más.
Dicen que las mujeres maduramos mucho antes que los hombres. No obstante, creo que todo tiene un límite y no sólo me refiero a la adolescencia prolongada sino a también nuestra paciencia. ¿Qué opinan ustedes chicas?

6 comentarios

add

23 de mayo de 2012

al leer me recordo a mi pareja.. no puedo creer que tenga un 90% de lo que dice este articulo... pff y saber que tiene 30 y no parece.... siempre le he dicho que puedes tener 100 años y seguir siendo el mismo estupido de toda la vida... me queda claro que la edad no da la madurez... y aun nose si la madurez se obtenga por la experiencia... que dicen???....

Pepa

02 de septiembre de 2011

Creo que no hay caso chicas, todos son iguales de infantiles, y toda la culpa la tienen las madres que hacen de hombre treintones unos inmaduroz que parecen de 10 años, na que hacer!!

fran

19 de agosto de 2010

lo peor es que a medida que envejecen peor se ponen, cuando si son adolescentes se mueren por ser hombres y despues, y despues hay seres como uno que conozco que hace pataletas por los legos de star wars...mayor de 25..no un bebe de 3 años. mmm

gilda gonzalez

16 de junio de 2010

yo estoy viendo eso y es horribleeeeeeeeeeeee.

Viki Palazzi

15 de junio de 2010

¡¡¡Esa son mujeres!!! clap, clap, clap (aplausos)

lauri

14 de junio de 2010

no soporto que se desespere por ver a sus amigos !!! tiene mas de 30 y aún se vuelve loco por salir a tomar lo que sea con sus amigos de la U. ojalá que cambie porque ya me di una fecha limite para soportarlo...si no cambia sorry pero no quiero estar toda mi vida así...quiero un hombre no un pendejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último