16 de 08 de 2010

Durmiendo con el enemigo

¡No hay nada más tedioso que regresar a escondidas y trepar  las ventanas en la madrugada! Ni hablar de las excusas y explicaciones sobre alarmas fallidas,  sueños profundos y relojes descuidados. Sin importarles la edad, a la mayoría de los padres la idea de que sus hijas pasen la noche en casa del novio no les cuadra para nada. Por eso, las mujeres añoramos con tripa y corazón ese momento en el que formalmente dejaremos la cama de solteras.

¡Dicen que no hay nada más romántico que dormir acurrucados toda la noche y despertarse luego en  los brazos del ser amado!
Pero a veces… y pese a las tantas expectativas, llegado el momento de la ansiada  experiencia aparecen en escena algunas cuestiones capaces de convertir la cama matrimonial, en un campo de batalla. Vayamos a los hechos. Según la ley del amor: “Lo mío es tuyo y lo tuyo es mío”, cuestiones a las que los hombres pueden responder bastante bien, pero durante el día. Porque a la noche, el lecho y sus derivados son propiedad de él. Frazadas confiscadas, posturas transversales y monopolios del control remoto. No es sorprendente que nos despertemos a veces a mitad de la noche, destapadas, en un rinconcito de la cama, mientras un grito de “¡Gooooooool!” retransmite el triunfo de quién sabe qué equipo de fútbol.
Imagínense ahora dormidas, soñando plácidamente con un paisaje paradisíaco: el clima tropical de una playa recóndita, un mar aterciopelado mojándonos los pies, el dulce trinar de los pájaros exóticos y de repente… el rugir  de un león transforma el sueño en una pesadilla. “¡¡Roberto, Roberto, despiértate. ¡¡Estás roncando de nuevo!!”. Desde estrepitosos taladros hasta osos hambrientos, a la hora de dormir, los ronquidos masculinos pueden reproducir los sonidos más extraños. Sin embargo, nuestro asombro pasa por otro lado “¿¡Cómo, nunca me dijiste que roncabas!?
Según una corriente muy moderna, el éxito de la convivencia reside en dormir en camas separadas. Esta tendencia europea encuentra sus razones en la idea de que una persona que duerme bien se despierta renovado, de muy buen humor y predispuesta al diálogo. No obstante chicas,  y pese a esta tentadora oferta, creo que sigo siendo una mujer de la vieja escuela. Por eso, yo prefiero seguir durmiendo con el enemigo, porque lo más lindo de las peleas es: “LA RECONCILIACIÓN”

6 comentarios

Teresa

24 de agosto de 2010

Srta o Sra Barbii: Yo no solo ronco, yo hablo, grito y pataleo dormida, quizas de vez en cuando tambien se me sale uno que otro gas cuando estoy yo (mi conciencia) y mi atrio (todo el resto de mi humanidad) profundamente dormidos... Tienes razon, no podemos culparlos de todo ni condenarlos por eso, en mi caso muchas veces peleamos porque segun él yo nombraba a mi ex ex en mis sueños. Tal vez se puedan pasar por alto algunas cosas cuando es la persona indicada, pero creanme es complicado, mi ex Ronroneaba.... Es exquisito dormir abrazadita... pero no es muy rico intentar dormir con ese: gggggggggggrrrrrrrrrrrrrrr en el oido toda la noche, porque el trasfondo de este asunto es que los patudos aparte de que no te dejan dormir en toda la noche, como a las 7 de la mañana cuando recien estan comenzando a pasar del estado de vigilia al estado de inconciencia empiezan a ponerse cariñosos y a sufrir transformaciones anatomicas y lo exigen como si fuera un derecho y mas encima te reclaman si no quieres hacerlo, y no falta el desubicado que te dice: Que rico despertar con un polvito en las mañanas. y quien les dijo que uno quiere despertar: lo unico que queria era que se fuera para poder dormir, y mas encima se enojan porque no tienes energia y te preguntan: No quieres hacerlo esta mañana?... NOOOOO QUIERO DORMIR.

Barbii

23 de agosto de 2010

que buen tema! jajaja con mi novio dividimos las cosas, yo soy la ke ronca y el es el de los gases, pero hemos aprendido a reirnos de esas cosas todo eso se pasa por alto cuando es la persona indicada no hay nada mas riko que dormirte abrazada al ser ke amas...

viki

17 de agosto de 2010

Jaaaaaa!! buen punto, me había olvidado de esos sonidos. ¡Sin palabras!

Teresa

17 de agosto de 2010

Los ronquidos son soportables, lo realmente intolerable es cuando tu pololo, novio, concubino, marido lo que sea, excede los limites de confianza permitidos y se comienzan a escuchar en las noches ruidos un poco mas fuertes que los rugidos de león y estos a su vez van acompañados de olor, eso es lo peor que puede pasar... de hecho eso provoco un quiebre en una relación que tuve hace muchos años, pués el aplicaba a su política "El poto con sueño no tiene dueño", pero para mi es una falta de respeto, nunca le he soportado olores a nadie, incluso mis propias evacuaciones de gases toxicos las hago en el lugar indicado y trato de que nadie lo note. Es una necesidad vital descargar esas emanaciones del cuerpo, pero siempre con el respeto hacia la persona que esta a tu lado sea quien sea... y pa que hablar del olor a pata... Que asco! Por eso decidi tener un novio puertas afuera!

sofi

17 de agosto de 2010

Virginia... Hece unos meses estoy durmiendo con mi novio..y no hay nada mas rico..definitivamente duermo mejor con él...(no se si el opina lo mismo) pero es tan calentito que me quedo profundamente dormida..y al dia siguiente despierto súper descanzada... Saludos!!!

feña

16 de agosto de 2010

Hola Virginia!!! En realidad, leí por ahí (no recuerdo donde :S), que cuando las parejas duermen juntas, el hombre es quién duerme mejor y la mujer no... Yo lo he comprobado y cuando dormia en mi camita sola, despertaba con mas ánimo y con ganas a la hora que sonaba el despertador. En cambio, ahora que duermo con "el principe convertido en rana ;)", al otro dia no quiero ni levantarme... es atrozzzz!!! Si no es el ronquido, son las vueltas que se da en la cama que me levanta ;( y como mi genio no es tan grato que digamos... reclamo durante la noche jejejej... bueno, prefiero dormir sola que mal acompañada jajaj Cariños a todas!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último