28 de 10 de 2010

El Clan: Recuerdos

Capítulo 4

16 de enero de 2000

16.34. Hoy he pensado mucho en nuestro reencuentro. Cómo será El Clan, por ejemplo, en diez años más. Me imagino que estaré más vieja, ojalá con trabajo y ganando un buen sueldo. Pero más allá de eso, espero ser feliz.

- Las tonteras que pensaba en esa época

Entonces comenzó a arreglarse para ir a la cita. Sería en un pub de Santiago, ubicado en pleno centro. Se suponía que todos llegarían a las 22:00 hrs. Todavía faltaban un par de horas, pero Isabel ya sentía un fuerte dolor de estómago y un mareo perturbador.

- Estoy demasiado nerviosa –pensó- tengo que calmarme, es sólo un reencuentro.

Entonces comenzó a recordar uno por uno a los integrantes de El Clan. Catalina, exitosa y que finalmente había obtenido su título de médico cirujano, luego el de ginecóloga, y que ejercía casi como un apostolado en una clínica muy costosa del sector oriente. Aún buscaba el amor, aunque no tenía claro si había olvidado a Carlos.

Carlos, pololo de la juventud de Catalina y un amigo excelente. A veces Isabel intruseaba en su vida gracias a las redes sociales, porque él no tenía tiempo para reunirse con los amigos. Estaba separado, un fugaz matrimonio originado en la universidad había acabado con su ilusión por el amor. Abandonó su trabajo como ingeniero comercial y se dedicó a cuidar ovejas en Magallanes. ¿Habría viajado desde el fin del mundo para ver a su querido Clan?

Andrés, el eterno universitario que aún no había podido terminar una carrera. Todavía vivía con sus padres y pasaba de mujer en mujer. Eterno compañero de Felipe, quien llegaba de Alemania, donde había cursado algunos talleres de literatura.

Maritza siempre fue la más tímida del grupo. Había quedado embarazada en el 2002 y tuyo que dedicarse por completo a su hijo, pues nació con Síndrome de Down. Pasó por una depresión que recién pudo controlar hace unos meses.

Isabel apenas conocía estas historias, con suerte podía con la suya. Habían pasado muchos años, diez para ser exactos, y temía que en ese reencuentro terminaran por ser todos unos perfectos desconocidos. Tomo su diario de vida y partió al pub. Mientras esperaba el metro lo abrió, casi como esperando una profecía.

18 de enero de 2000

22.35. Me imagino cómo será volver a verlos a todos. Los amo mucho, espero que para ese entonces sea una gran mujer.

Y lo era.

© Cynthia Rosales. Derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial

9 comentarios

prom dress under $200

04 de mayo de 2013

Reading this persuaded into the writer’s point of view. In-depth study has gone into what the writer has tried to get across, and it shows.

romy

10 de noviembre de 2010

y que pasa con los capitulos nuevos!!!....estamos esperando

yoly

09 de noviembre de 2010

felicidades me encanta la revista la he leido toda mi vida la conosco desde su primera edision yla he seguido siempre gracias por seguirla manteniedo con ese estilo tan especial GRACIAS VANIDADES

patty

04 de noviembre de 2010

ya po que pasa con el clan............

paola

28 de octubre de 2010

mmmmmm quedé pegada,imaginando a los personajes en mi cabeza ,hasta cuándo seguiremos esperan do el descenlace...

Mariela

28 de octubre de 2010

aaaaaaaaaaaay quede ocn los pelos de punta!!!! ya que sea luego jueves de nuevo!!

pam

28 de octubre de 2010

al fin jueves!!! pucha pero ahora a esperar el otro =( me encanta encanta!

NickyVer!

28 de octubre de 2010

me encanta la historia!!...ahora espero con ansias el prox. jueves! =D

patty

28 de octubre de 2010

que nervios... y vamos a tener que esperar otra semana... que lata!! Cynthia, te felicito, me encanta tu historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último