14 de 02 de 2011

Antonieta

Con su permiso Taconeras, hoy quiero dedicarle esta historia a Q, el amor de mi vida.

“Te amo porque eres capaz de descubrir el lado hermoso de todas las cosas. Pero… haber si puedes con esto”. Quité la tarjeta de mi regalo de San Valentín y destapé, lentamente, la caja. Ahí estaba, escondida bajo un par de enormes orejas parabólicas, una diminuta y enclenque cachorrita. Me miró asustada con sus ojitos infinitamente negros que se perdían en la oscuridad de su desproporcionado cuerpo y dando un ridículo ladrido me ordenó que la alzara. “¿Qué cosa eres?”- le pregunté acercándola a mi rostro para observarla de cerca y una partícula roja me saludó humedeciendo mi nariz. “Sólo un nombre majestuoso puede salvar tu destino- le dije, coronando con un beso su nueva identidad- Antonieta había llegado a nuestras vidas…

Ese era el primer ‘Día de los Enamorados’ que festejaba con Q. Desde que estábamos juntos nada había sido fácil. Habíamos emprendido una relación que ensanchaba nuestras almas al mismo tiempo que, paradójicamente, desinflaba las de los demás: “Sabes que te voy a apoyar siempre… Es sólo que como toda madre pienso que mereces un príncipe azul. No creo que estés lista para enfrentarte a un hombre tan lleno de pasado y presente, sé que además de estar divorciado tiene dos pequeños hijos” –me dijo mamá tratando de que reaccionara–. A Q no le había ido mucho mejor: “Es muy inmadura para ti. ¿Qué podría darte una mujer cuyas preocupaciones son meras y superfluas banalidades. Además acaba de terminar una relación de cinco años y tal vez ahora no pretenda nada serio. No deberías  arriesgarte a un nuevo fracaso”. Así, inapropiado, estúpido, pasajero y casi tan horroroso como mi extraño regalo de aquel 14 de febrero, exactamente así era nuestro amor para todos los demás…

Su aspecto de Antonieta era cómico, parecía un trozo de carbón hiperquinético deslizándose por todo él departamento. Pese a que era mi Antonieta, vivía con Q, sus movimientos inquietos habían puesto en peligro la estabilidad de mi abuela en varias ocasiones y eso bastó para deportarla a un nuevo hogar. Pronto aprendió a caminar sin correa por las calles y a seguirnos a dónde quiera que fuésemos. Nos divertíamos escuchando los comentarios de los transeúntes asombrados por tanta destreza y obediencia. Su graciosa impronta hacía el resto. Aunque yo estaba convencida de que el tiempo le iba regalando ápices de encanto…

“Sólo es cuestión de tiempo, ¿qué futuro pueden tener juntos? “Él es tan… ella tan poco… sólo es cuestión de tiempo”. Castigados por la insistencia en nuestra elección aprendimos a ser invisibles, a esquivar las miradas increpantes, a vomitar los malos augurios y confiar sólo en la voz del alma, esa que en silencio nos decía que debíamos estar juntos…

La noticia de la mudanza inmediata nos tomó por sorpresa y él único departamento que Q había podido encontrar en el apuro no tenía patio. Antonieta no podría ir con él. La tarde en que se la dejamos a la vecina estaba preciosa, los días le habían regalado una manchita blanca que se prendía en su pecho como una escarapela. Sus ojitos profundos reconocieron el lugar, muchas veces había estado ahí, pero después de jugar volvía a su casa, aunque esta vez sería diferente…

Era nuestro segundo San Valentín juntos y no pudimos dejar de pensar en ella. Su hocico mojado sorprendiendo nuestros pies, el huequito tibio que delataba su traviesa presencia en la cama. Las risas de los niños correteando con ella. Hacía dos meses que no la veíamos.
“¿Por qué no vivimos juntos?, creo que es hora de dar el siguiente paso”, me dijo Q, tomándome por sorpresa.

Pronto comenzamos a buscar un nuevo hogar, un lugar que sería nuestro. Eso sí, la prioridad sería el patio. “Felicitaciones por la decisión”. “Es una buena idea”. “Ya era hora, se los ve muy bien juntos”. Sin pedirlo, ni buscarlo y sin  ni si quiera esperarlo el mundo se había hecho cómplice. De pronto nuestro amor comenzaba a ser bello…

Y la historia termina con nosotros siete: Q, sus dos pequeños, yo, Antonieta y sus hijitas, Sisí y Cleopatra. Todos juntos formando poco a poco una familia, creando un nuevo futuro.  Hoy, después de tres años, he descubierto el verdadero significado de aquella tarjeta: “Haber si puedes con esto” me dijo mi amor advirtiéndome que este viaje no sería lindo al principio, pero que sin embargo con el tiempo y la seguridad que sólo brinda el amor verdadero, podría llegar a ser hermoso. Tan hermoso como lo es hoy para mí mi querida Antonieta.

Feliz ‘Día de los Enamorados’ para todas, estoy segura que ustedes tienen sus propias historias.

17 comentarios

anto

09 de septiembre de 2011

no puedo creer q tantas palabras hermosas salgan de tanta luchaa! me encantaaa!!

valen

04 de septiembre de 2011

¡tierna, muy muy tierna! clap, clap, clap.

COTI

03 de septiembre de 2011

La verdad me emocione muchísimo cuando leí la historia...solo puedo decirte que es hermoso lo que expresaste y que apoyo tu sentimiento, por defender lo que uno mas quiere..."SER FELIZ EN LA VIDA"...y te lo digo por que en este momento me esta pasando algo parecido....sigan defendiendo lo que quieren por que eso en lugar de tirarlos abajo los hace mas fuerte como pareja!!!!besitos viki y deseo que todo marche bien en sus vidas...sigan alimentando ese amor que se tienen...sean muy felices!!!!

chulo

02 de septiembre de 2011

eeeee muy linda la historia!!nos encanto cuando la leímos con la ND ojala vengan muchas mas de estas lindas anécdotas de amor, estamos seguro que sera así...gracias por compartirlas...aunque en estos momentos no sean tan lindos los códigos morse, lo utilizaremos para decir: T.Q.M.+D.M...siempre los lazos de amor son como el agujerito sin fin. besos..aguante taconeras por viki palazzi

ale

17 de febrero de 2011

que tremenda historia, y como dicen, lo que no te mata te hace mas fuerte y a uds tanta incertidumbre del resto hizo que su amor se fortalezca.. por eso felicitaciones por pelearla siempree!!, al final valio la pena!

vale

16 de febrero de 2011

Hermosa historia Yo creo que cada una la ve con sus ojos de formas diferentes y simpre trata de cuidar lo que mas quiere de la forma que cree que es mejor por mas que se equivoque. Te quiero mucho

tati

16 de febrero de 2011

Mi dulce niña...cuanto has crecido y madurado me enternece el corazon que puedas expresar con tanta claridad tus sentimientos. Yo me equivoque... si Q puede generar en vos esto que sentis significa que es tu media naranja y tu alma gemela, cuidense mutuamente y ¡ ADELANTE! sigan agrandando la familia. TKM

naty

15 de febrero de 2011

Que linda historia amiga!! me hiciste emocionar. (Estoy llorando! by M.F) como paso el tiempo... la verdad q todavia me parece como si fuera ayer cdo teniamos esas largas charlas sobre todo lo lindo y dificil q estabas viviendo. Siempre tuve un presentimiento de q iba a llegar su momento de felicidad. Por eso me alegra haber sido participe y apoyar desde el principio esta maravillosa novela...los quiero muchisimo a los dos...

Ji

15 de febrero de 2011

Que historia mas linda.... pero en eso se basa el amor, en nosotros mismos... pucha que te comprendo y me alegro que ahora todo sea feliz. super conmovida con tu historia =)

ana

15 de febrero de 2011

no he vivido algo asi,y te deseo lo mejor toma deciciones frias,no t compliques la vida. Y q bombon es tu bichito!!!! bs

magui

15 de febrero de 2011

Todas las historias de amor son hermosas, muy bueno que la puedas compartir con nosotras, las taconeras. Siempre el respeto es la base de todo. felicitaciones por una nueva nota llena de buenas palabras! ... ¿qué futuro pueden tener juntos? “Él es tan… ella tan poco… sólo es cuestión de tiempo”. Yo diría ... cada uno tiene lo suyo ... tantisimo él y ella!

Paula Avilés

14 de febrero de 2011

Bella historia, Vicky, como siempre! Por estos días tb adopté una perrita que aún no tiene nombre, pero sí un gran corazón.

Q

14 de febrero de 2011

Te Amo!! te lo digo con una cancion como siempre mi vida?!... ...este es el mejor momento de mi vida Y nunca antes me habia sentido de esta forma Y juro que lo que digo es verdad Y que todo te lo debo a tí... ' I HAVE THE TIME OF MY LIFE ' FELIZ DIA MI ALMA!

Tweets that mention Vanidades > Antonieta -- Topsy.com

14 de febrero de 2011

[...] This post was mentioned on Twitter by Cecilia PerezMagnere, Taconeras. Taconeras said: La historia de amor más tierna que puedes haber leído , descúbrela aquí: http://bit.ly/iea8MY [...]

Yoly

14 de febrero de 2011

Voy a llorar... Yo tengo a mi Sofía, hace ya 10 años, y ha sido el faro que en múltiples ocasiones me ha hecho levantar la cabeza para seguir. UN BESO a tu Antonieta, uno gordo a Mi Sofía.. y uno a mi gordo precioso que se banca "mi amor de madre por Flofi" jejejeje.

Clau

14 de febrero de 2011

Hermosa historia!!!! me encanto!! bendiciones!!

Lesly

14 de febrero de 2011

Muy linda la historia.......me identifica un poco......sólo espero k el fin se el mismo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último