01 de 03 de 2011

Capitulo 14: los alcances de la mentira


- No puedo hacerlo- le señaló Felipe nervioso.
- Has esperado mucho tiempo –respondió Isabel.
- Si, pero tengo miedo.

Felipe bajó la cabeza y decidió abrir el sobre de inmediato. Isabel lo observaba casi sin poder controlar sus movimientos. Unos niños gritaban a lo lejos mientras jugaban a perseguirse.

- No estoy enfermo –sentenció él de pronto.

Isabel no se contuvo y lo abrazó. Sin notarlo unas lágrimas brotaron de sus ojos. De un momento a otro su futuro parecía ser otro. Una oportunidad junto a su amigo del alma no parecía tan inalcanzable como alguna vez lo pensó.

- ¿Estas llorando por mi?- le preguntó Felipe emocionado.
- Si – le contestó ella al momento en que tomaba sus manos- siento que todo pasa por algo y que nuestro reencuentro no es casualidad.

A lo lejos, en una esquina -y con un pañuelo sobre la cara- se encontraba Eva. Sus planes parecían ir más allá de querer pasar su enfermedad con Felipe. Sabía perfectamente que el no padecía VIH, porque ella tampoco era portadora. Su mentira –que había tomado ribetes insospechados- no era más que una artimaña para retenerlo a su lado.

Todo se inició en una fiesta que compartían con algunos amigos latinos en Barcelona, donde se encontraban de paso. Ella y Felipe ya estaban casados, sin embargo, Eva era muy conciente de que se trataba sólo de un acuerdo, una especie de favor. También tenía claro que no contaba con sus sentimientos, que lentamente fueron haciéndola presa de una especie de obsesión. Después de bailar un rato, Felipe se pasó con los tragos, lo que causó su inmediata molestia.

- Regresaré a Chile –le dijo él de pronto.
- No puedes.
- ¿Cómo que no?, ¡Ese es mi país! –gritó Felipe notoriamente ebrio y alzando un vaso de whisky.
- Somos un matrimonio.

Felipe soltó una fuerte carcajada, lo que causó que expulsara gran parte del trago por su boca.

- Eso es una estupidez y tú lo sabes Eva.
- ¿Y para qué quieres volver si conmigo lo tienes todo?
- Allá dejé a mi verdadero amor, ¿entiendes lo que eso significa?
- Pensé que me querías aunque fuera un poquito.
- No –sentenció él- de hecho, no se qué hago casado contigo.
- No puedes decirme eso.
- ¿Sabes Eva? Todo fue un error. Nunca debí venirme a Europa, ni menos involucrarte en mi vida.
- Dices todo esto porque estás bebido.
- Sólo así me atrevo a contarte la verdad –le señaló Felipe algo melancólico y al borde de las lágrimas –extraño mucho a Isabel.
- ¿Esa es la mujer que dices amar tanto? Quizás esté casada y tenga hijos, ¡olvídala ya!
- Yo sé que no, y ni tu ni nadie me va a impedir regresar a Chile.

Desde ese momento Eva no descansó hasta saber quién era esa mujer. Su posible rostro se le aparecía en sus sueños todas las noches. Y ahora la observaba abrazada a Felipe, en un laboratorio que no conocía, lejos de su país.

- No se lo voy a permitir –susurraba sin sentido.

© Cynthia Rosales. Derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial

7 comentarios

Romy

04 de marzo de 2011

:O no lo puedo creer al fin estuve con la duda durante 2 semanas, que genial el vuelco de la historia y que egoísta ella, cuando uno de verdad ama a alguien por mucho que nos duela siempre esta dispuesta a que esa persona sea feliz y estar con ella no era lo que lo hacia feliz... =)

Mariela

01 de marzo de 2011

Oh! quede plop, que cambioooooooooo! porfa no nos abandones tanto, que esperamos ansiosas tus historias Saludos

pam

01 de marzo de 2011

me encantaaaa que pase algo inesperadoo! sigue escribiendo! :)

Gabriela

01 de marzo de 2011

Que perra!

Pam

01 de marzo de 2011

Simplemente :-O

Patty

01 de marzo de 2011

Ohhhhhh quedé plop!! Tremendo vuelco en la historia... :S

Valeria

01 de marzo de 2011

O.O quedé atónita!!! no hubiera esperado que Eva hubiese mentido y se viene más turbio todo todavía gracias Cynthia Rosales por la buenisima historia que escribes y ojalá puedes seguir subiendolo todos los martes :D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último