28 de 06 de 2011

Muerte cercana

Queridas Taconeras, sin dejar de menospreciar el fin de semana largo que tuvimos, que personalmente se me hizo eterno, creo que debo comentar la muerte de la hija de Marisela Santibáñez, Rafaela. Yo no tengo hijos y la verdad es que, por suerte, nunca he presenciado una muerte en mi familia, tengo mis padres vivos, hermanas también e incluso mis cuatro abuelos, por lo que no sé realmente cómo se siente que se muera alguien cercano. Sin embargo, de alguna forma, empatizo con la muerte de su hija. Me imagino que debe ser terrible, sobre todo en una madre ‘chocha’, y un detalle no menor…su única hija.

Siempre he tratado de ponerme en el lugar de las personas que pierden a sus seres queridos y me tocó muy de cerca con el caso bien polémico y televisado de Diego Schmidt-Hebbel, quien fue mi amigo en el colegio y de quien tengo nada más que buenos recuerdos. Pero afrontar la muerte tan de cerca es otra cosa. Sobre todo cuando es lo que más quieres en la vida. Me imagino cómo debe estar ella, al pensar que nunca más volverá a verla, y que su único consuelo es mirar para atrás y vivir de los recuerdos que tuvo con su hija. Pero el dolor debe ser indescriptible. No la conozco, pero ojalá tenga fuerza y pueda salir adelante. Sin embargo, me gusta pensar y creer, que la vida transciende y que todos nos volveremos a juntar. La vida no puede ser tan corta y poco significativa para que termine aquí. Por eso, las pocas muertes que me han tocado, no me las he tomado con tanta pena- como debe ser- sino que sueño con estas personas y tengo la certeza de que nos volveremos a juntar…

Mis dos mejores amigas del colegio tuvieron que pasar por el triste episodio de perder a uno de sus padres. Una a su madre, cuando ella aún estaba en el colegio y la otra a su padre, hace poco más de dos años. Y cada una decía lo difícil que es estar sin ellos, sobre todo en los momentos importantes de la vida, como en sus titulaciones o matrimonios. Al escuchar esto me conmovió, pues yo tengo a mis padres vivos y pocas veces los aprovecho. Creo que muchas de ustedes pueden sentirse identificadas al decir, que no siempre los ‘pescamos’ y por mucho que ellos traten de llamar la atención, seguimos en nuestro mundo. Creo que esto que le sucedió a Marisela puede ser un llamado de atención para todas, por aprovechar lo que tenemos, ya que no sabemos en que minuto puede pasar algo. La vida es demasiado corta como para no poner ojo en las cosas realmente importantes… Y ustedes amigas, ¿que piensan al respecto?

7 comentarios

rosa

04 de julio de 2011

yo pienso que el debe ser terrible perder a un hijo y me pregunto que pensaran en general todas las personas que pierden a un ser querido tan especial como un hijo debe ser un dolor que sale del interior de tu cuerpo la madre lo sintio desde un comienzo cuando dio su primera patadita, cuando lo sentiste su corazon por primera vez, cuando lo viste en la ecografia y sobre todo cuando nace en ese momento nace un amor hacia tu hijo que nada lo puede reemplazar ahra hay que aprender a vivir a con ese dolor en el alma y sobre todo aprender a vivir con su recuerdo espero que la santisima virgen le de consuelo a todas las madres que han perdido un hijo .-

Sandra Ríos Brandt

29 de junio de 2011

La muerte de un hijo provoca dolor en el alma que se siente fisicamente, nada te motiva solo el paso del tiempo logra curar las heridas . Eduardito siempre te amaré.

Daniela

28 de junio de 2011

Se me paran los pelos y se me quiebra el corazon. Amar va tan de la mano de dejar ir, de crecer. Si creo que uno nunca esta listo para ver morir a estas personas que te educaron, que te crearon...ni me imagino perder a alguien que llevaste en ti Yo soy gracias a mi padre, igual que nuestras compañeras, no dudo que vivan en sus corazones, como rafaela... Linda compadre, me emocionaste un poko...

Paola

28 de junio de 2011

Yo todavia no soy madre. Tengo solo 21 años , pero a mis abuelos les paso esto. Mi tio fallecio a los 15 años de cancer. Hasta el dia de hoy no lo superan pueso que se nota en sus rostros cuando los ves hablar de él. Que pena por Marisela, sinceramente no podría decir que lo siento, por que tal como tú, no he perdido a nadie cercano. Mi tío fallecio un año antes que naciera yo. Pero por supuesto que le envío todas las fuerzas posibles. PD:Espero que Branko, del blog de cosmo lea este artículo. Hace poquito toco un tema muy relacionado con la muerte de alguien cercano.

Fernanda Acuña

28 de junio de 2011

Yo la verdad es que al escuchar la noticia quedé helada, una sensación extraña atravesó mi cuerpo, sentí un escalofrío que recorrió desde mi cabeza hasta el estómago...yo tengo un hijo y no concibo la idea de no tenerlo más. Creo que nunca estamos preparados para enfrentar la muerte de un ser querido, pero sí estamos más concientes de quienes partiran antes y quienes después...sólo suposiciones si vemos que todo está planeado de acuerdo a la voluntad de Dios...perder un hijo y de esta forma tan cruel como le ocurrió a Marisela, creo que es un dolor que no creo pudiese soportar, dicen que Dios le manda las pruebas más dificiles a sus hijos más queridos...debe ser terrible enfrentar la muerte de tu hijo, volver a casa y vivir de los recuerdos..sólo me queda expresar mi pesar a Marisela, hacerle sentir el pesar de muchas madres que vivimos como propia la situación que está enfrentando y decirle que la Rafita está en los mejores brazos y siempre será su angelito, ese que le dará las fuerzas para seguir este largo camino que hoy comienza.....

Karin Bartel

28 de junio de 2011

Estimada Camila, A pesar de no haber vivido en carne y hueso una experiencia como tal, es reconfortante ver que hay personas que si escuchan y miran lo que pasa en torno a ellas...y por sobre todo buscan ponerse en los zapatos de otros. Poner un tema así de sensible sobre la mesa, que por lo demás lo planteas sinceramente como ajeno a ti, habla de una persona empática. Es esta cualidad lo que te va a acercar a la gente y el mundo real. No tengo duda que esta búsqueda es lo que te va a llevar a ir más allá de tí misma. Felicitaciones!

clau

28 de junio de 2011

Yo pienso igual que tu, primero la pena debe ser terrible para ella y le mando mil bendiciones y fuerza... Pero como te decia pienso igual que tu, que nos volvemos a juntar donde sea, que el alma como tal nunca muere, el cuerpo cambia de estado pero el alma permanece, eso me ha dado mucho consuelo para superar algunas perdidas, como la de hace 5 meses, que fallecio mi wely adorada, creo que es lindo pensar asi, porque uno recuerda las cosas buenas y siente que esta siempre presente =) Bendiciones!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último