12 de 09 de 2011

Respirar…no es sólo respirar

A menudo me pasa que no me doy cuenta y estoy viviendo a mil por hora, preocupada de hacer mi trabajo, cumplir con mis deberes, estudios, responsabilidades y olvido algo tan simple como respirar. Es algo que hacemos todo el  tiempo, en toda circunstancia, tanto es así que se nos vuelve transparente, porque está todo el tiempo, nos pasa desapercibido algo tan esencial para vivir. Sin embargo, a veces el sólo hecho de recordar respirar nos tranquiliza, nos calma, como cuando tenemos que pararnos a hablar frente a un público o soportar algún dolor, el sólo hecho de respirar, nos devuelve el alma al cuerpo. Hace un tiempo leí en un libro que dependiendo de tu capacidad respiratoria se podía medir tu grado de felicidad, que las mujeres que respiraban corto y poco tenían menos predisposición hacia el gozo y la alegría, (existen hasta ejercicios de respiración para mujeres que sufren de frigidez) y es que no hay nada más reconfortante que una respiración profunda, a todo pulmón, relaja el cuerpo y elimina toxinas y aclara la mente. ¿Han notado su respiración cuando tienen miedo? Es corta y débil ¿y la de la alegría? Es honda, tanto que cuando uno ríe debe esforzarse para tomar más aire antes de que este se nos escape. A veces pienso que el aire es alegría que tenemos disponible para nosotros en cualquier momento y que se hace transparente porque está siempre ahí. Lo mismo pasa a veces con nuestras relaciones, pasan desapercibidas porque esa persona está siempre ahí para nosotros y olvidamos lo importante que es para nuestra vida, como el aire, olvidamos que tenemos personas especiales a nuestro alrededor simplemente porque siempre han estado allí y se hacen transparentes hasta que ya no están, de ahí la típica frase “uno no valora las cosas que tiene hasta que las pierde”, no esperemos perder las cosas valiosas que tenemos en nuestra vida para valorarlas, agradezcamos día a día las personas maravillosas que nos acompañan y ayudan día a día, y cada vez que nos sintamos agotadas o nerviosas no olvidemos llenar con fuerza nuestros pulmones y simplemente respirar!

5 comentarios

Jessica

16 de septiembre de 2011

Me gusto tu artículo! Gracias por compartirlo.

trini

15 de septiembre de 2011

Me pasó lo mismo q a Karo :)

Karo

13 de septiembre de 2011

No pude evitar respirar profundamente al terminar de leer tus palabras...gracias! :) nunca es malo que nos recuerden que a lo que le ponemos menos atención sea lo que mas tenemos que cuidar ...

Fran U

13 de septiembre de 2011

Hay una respiración que es especialmente tranquilizadora, por lo menos para mi, es la respiración después de llorar. Dura como media hora, una vez que has llorado, es muy profunda, muy limpia, muy relajante. Muy sabia, Rosario!!!!

gabby

13 de septiembre de 2011

Que lindo!! toda la razón un abrazo y gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último