25 de 10 de 2011

En busca del sentido

??Una vez leí que no existe sufrimiento humano que no pueda traducirse en aprendizaje y crecimiento interior, estoy totalmente convencida de eso, las experiencias fuertes de nuestra vida son lejos las que más nos marcan, pero a la vez las que más nos cambian para bien.

Vengo llegando de un taller que hice en San Pedro de Atacama sobre Liderazgo y quedé impresionada con las preciosas vivencias de las personas a las que me tocó darles clases. Entre ellas, una de mis alumnas que contó el hecho de haberse separado de su marido y el mismo año haber soportado dos trágicas muertes de familiares, pero al momento de terminar su relato dijo con una sonrisa en los labios: “sufrí, hasta que me dí cuenta de que esa experiencia era para mí”.

Quedé atónita ante su claridad meridiana, la única manera de soportar tales sufrimientos es con el convencimiento de que esas cosas inexplicables que nos suceden son hechas justo a la medida de nosotros, que son pruebas de la vida para hacernos mejores, más flexibles, más humanos.

Una vez leí que no existe sufrimiento que no pueda traducirse en aprendizaje y crecimiento interior, estoy totalmente convencida de eso, las experiencias fuertes de nuestra vida son lejos las que más nos marcan pero a la vez las que más nos cambian, y para bien. Ya no podemos ver la vida del mismo modo luego de sufrir una pérdida importante, es ahí cuando nos damos cuenta de las cosas fundamentales y valiosas en nuestra vida, cuando volvemos a tomarle el peso a nuestras relaciones cercanas, cuando por el dolor nos vemos obligados a escucharnos, a mirarnos de nuevo y a volver a construir una vida.

Creo que esa mujer me enseñó a encontrarle sentido a todo lo que me sucede desde la confianza absoluta de que nada es al azar, que todo lo que ocurre tiene un sentido que es llevarme al crecimiento, superar mis límites y desarrollarme. Viviendo la vida desde ese convencimiento ya no somos víctimas de un destino cruel, sino que somos líderes tomando los desafíos de la vida con valentía y coraje.

Les mando un abrazo cariñoso a todas las taconeras!
Rosario Matte Covarrubias
Psicóloga – Terapeuta Corporal

http://rosariomatte.com

 

4 comentarios

pau

25 de octubre de 2011

se asemeja a lo que es el estoicismo, enfrentar los desafíos que nos presenta la vida de la mejor manera y pensando siempre que "todo mal, ocurre por un bien mayor" es mi lema de vida jaja, muy buen artículo cariños :)

Francia Guerra

25 de octubre de 2011

Maravilloso articulo!!!! La verdad es que todo es cierto...hoy amo mi flexibilidad con respecto a los hijos...y eso lo logré..cuando hace unos meses me lleve una muy mala noticia....y pude contener la rabia y darme cuenta que de lo malo puede nacer algo muy bueno.... En este caso puntual tuve un acercamiento maravilloso con mi hijo.... Fue increíble! ese día no grite - no lloré- no guarde rabias...solo tenía PAZ en mi interior y de mi boca salieron palabras llenas de amor hacia el...

soende

25 de octubre de 2011

Amé este articulo. de verdad!

Paola

25 de octubre de 2011

A veces cuesta, pero despues de todo tienes razon. He visto a mi madre crecer tanto como mujer ahora que no esta con mi papa, el que le hizo una vida llena de pruebas,engaños y golpes. Ahora verla fuerte e independiente me da animos para poder pedonar y seguir adelante. Vi tu pagina, esta muy buena, Gracias. La dejare en los favoritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último