28 de 12 de 2011

Vale la pena vivir 35: El Ángel de la Guarda II

…entonces con esa sola imagen en mi cabeza, NO TENGO SEGURO, partí a inspeccionar mi auto para que me lo aseguraran y así poder responderle a Cristina. Llegué, y el señor que atendía estaba concentradísimo tocando guitarra con el teclado del computador, sí, vuelto loco, moviendo la cabeza y con los ojos cerrados. Esperé a que terminara su recital y me presenté, no pude evitar comentarle lo divertido que me pareció su concierto y me contó que era un juego del computador…Tuve que ir con otro señor a inspeccionar el auto y a que le tomaran fotos nuevamente.

Cuando terminó de fotografiarlo, me dijo que el auto estaba impecable y que el piquete que tenía en el vidrio no lo anotó, “así después usted va y lo pasa por el seguro, son muy caros estos vidrios…” y que la ralladura en el para choque trasero tampoco…”

Increíble, ni se me habría ocurrido pedirle que hiciera vista gorda, pero le agradecí hasta el cansancio el detalle de dejarme pasar el piquete por el seguro…fue un piedrazo, en la carretera. Cuando salí de ahí, me di cuenta de que el parte de carabineros había sido tres horas antes de que mi auto estuviera asegurado… ¿voy a la comisaría y le explico al carabinero?, ¿qué hago?, pensé.

Partí, lo peor es que me dijeran que no. Esperé mi turno y le conté todo, me miró, se sonrió y me preguntó  qué hora le ponía al nuevo parte. Plop! Luego me preguntó los daños de mi auto, le expliqué que ninguno. Imposible, me dijo, algo le tiene que haber pasado y le puso que mi para-choque delantero había quedado aboyado. Plop de nuevo.

Así es que volví a mi casa con seguro, con parte arreglado, sorprendida y con la tranquilidad de que podría responderle a Cristina. Sólo tenía que llamar al día siguiente y denunciar en el seguro el choque. Le mandé un mail a Cristina contándole los avances y pidiéndole que si ella hacía la denuncia, sólo cambiara la hora del accidente, estuvo de acuerdo, le convenía a ella, así mi seguro la atendería y bla, bla, bla.

Sentí un poco de vergüenza cuando tuve que decir que luego de haber pasado el auto por el seguro, había chocado a una señora. El silencio del ejecutivo, al otro lado de la línea, me cohibió. Luego dio un suspiro y me dijo: “menos mal que estaba asegurada, así son las cosas no más”. Listo señora, ingresado su choque, ahora le llegará un mail, con las instrucciones y buena suerte.

PLOP, PLOP, PLOP!!!!

Una vez conversado todo esto con la señora a la que choqué, quedamos en que apenas me llegara el mail, iríamos juntas al taller mecánico. Llegó el mail, se lo reenvié y me llamó por teléfono, para decirme que si mi seguro no le daba auto de reemplazo y taller de marca, ella no lo llevaría, y haría la denuncia en su seguro…no entendí que significaría para mí todo eso…tal vez pagar yo el deducible de ella? No sabía que implicaba esa gestión.

Llamé a mi  súper nuevo ejecutivo del seguro y me dijo que entre seguros se entendían que no me preocupara y bla, bla, bla. Esta vez, no tomé ninguna iniciativa, esperé a que las cosas decantaran y que pasara lo mejor.

Dos días después…sonó el teléfono, era Cristina diciéndome que todo estaba bien, que su seguro pagaría todo y que cuándo podríamos las dos salir a tomarnos un café.

PLOP, PLOP, PLOP!!!

Así terminó mi historia de choques, seguros, denuncias, ejecutivos, pero lo más importante es que una vez más me confirmó que el Ángel de la Guarda, está en todas partes y que se transforma en la persona necesaria para ayudarnos a salir de los problemas que se nos presentan a cada rato.

Gracias por leer mi blog, espero que en cualquier momento se encuentren con su Ángel y les ayude en todo!!!

Besos

Elisa

3 comentarios

Elisa Vidal

29 de diciembre de 2011

No me cabe ninguna duda...siempre andan por ahí cuidándonos y advirtiéndonos para que nada nos pase. Un barazo para todas. Elisa

Valeria

28 de diciembre de 2011

Que maravilla que todo se solucionara para bien y quedaran contentos y como amigos... Yo si creo en los Angeles Guardianes, yo tengo uno que me ayudó en una situación bien compleja. Salí con un grupo de amigos con destino a un local a beber unas cervezas y compartir un rato agradable, pleno verano y el calor era sofocante, nos bajamos de la micro y llegamos a una esquina para esperar a cruzar... Había mas gente esperando, entre ellos un joven padre con su bebe en el coche, para una camioneta y nos da la pasada, estaba yo cruzando de las primeas cuando siento una brisa muy fuerte por mi espalda y un ruido ensordecedor que me dejo impávida, me doy vuelta y la camioneta ya había cruzado, estaban parte de mis amigos en el piso, 2 amigas llorando, el joven padre en el suelo y gente gritando... Una micro paso a rápida velocidad y chocó a la camioneta que gentilmente paró para darnos el paso, el chofer estaba atónito y pálido no reaccionaba, a mis amigas las atropellaron, al joven padre le ocurrió lo mismo salvo a su pequeño bebe que afortunadamente no le paso nada y yo bueno, me demoro 1 segundo en cruzar y la camioneta me da de lleno y no les estaría contando esta situación. Estoy segura que mi angelito me empujo para que no me ocurriera nada.

Lissette

28 de diciembre de 2011

Qué bueno!!! cuando todo apuntaba para mal, te salió todo bien :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último