07 de 01 de 2012

Capítulo 5: ¿Coincidencias?

Han pasado demasiadas cosas,  no sé cómo contarlo todo. Quedé un poco impactada después de lo que sucedió en la oficina de Catalina. Tan así, que de pronto sentí ganas de llorar, me parecía muy injusta la situación. ¿Acaso alguien o algo querían que Daniel regresara a mi vida?

Les voy a explicar el por qué de mis sentimientos y la causa –creo- de que Catalina se haya confesado conmigo, pese a no conocerme. Cuando me levanté de mi silla –ya terminando la entrevista- ella también se puso de pie para despedirse. En ese instante pude notar que está embarazada.

¿Esperando un hijo de Daniel? ¿No serán demasiadas situaciones para mi pequeña e insignificante vida? Creo que sí, sin embargo, son eventos que escapan de mi control.

Como ya les contaba, salí bastante deprimida del lugar. Entiendo que no tengo que pensar en él, pero desde que lo vi en el funeral no he dejado de darle vueltas al asunto.

Una cosa más. En un mes tendría la respuesta definitiva para irme de Chile.  Pero no creo en las coincidencias, ¿acaso se trata de señales? Por otro lado, no soy ninguna “roba maridos”. No sé como tomar todo esto.

1 comentarios

Isa

07 de enero de 2012

¿Destino o coincidencia? Es la misma pregunta que siempre me he hecho. ¿Estará bien esperar por un destino o creer que existe uno? Quizás nunca existió el destino y todo es simplemente coincidencia o peor que eso, la coincidencia no existe tampoco. ¿por qué cuando nos empeñamos en ver o encontrar a alguien, esta la casualidad que nunca lo encontramos? y cuando ya nos estamos dando por vencido llega la casualidad que ‘’esa’’ persona aparece...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último