18 de 01 de 2012

En mi otra vida fui…

Nunca les ha pasado que al visitar un lugar, vivir en otro país o realizar actividades diferentes a las que haces cotidianamente, sienten que está ligado a ustedes como si fuera parte de otra vida. ¿Como una anterior?

Quizás les parezca loco, y no sé si creo en vidas pasadas, pero varias veces he quedado en la duda. Me detengo ante ese sentimiento como de reconocer un lugar o calles por las que nunca he andado, y pienso…¿será?

Les cuento esto porque siempre he creído que en otra vida fui dueña de una cafetería en un pueblito de Estados Unidos. Si, locamente lo siento. ¿La ciudad? No la tenía clara hasta que hace algunos años, por cosas del destino, llegué a Nueva York. Y me pasó algo muy extraño…salí del aeropuerto sin saber a dónde ir y sin nadie que me esperara, pero sabía perfectamente donde estaba. Es más, días después y ya instalada en un pueblito cerca de Manhattan, los gringos me paraban en la calle para preguntarme direcciones y yo, sin conocer el pueblo completo, los guiaba perfecto. No tenía idea de los lugares que buscaban o cómo llegar, pero de alguna forma innata les indicaba los caminos. Incluso amigos me decían “pero, Sole si nunca has ido”. De alguna forma lo intuía.

Lo de la cafetería es por una fascinación que tengo por los tazones de café, el Starbucks, y las cafeterías en general. Me gusta el ambiente, los olores y la cantidad de personas que pueden pasar por un lugar como ese durante el día. Pero me gusta la de barrio, en la que conoces a la gente y el ir a tomarse un cafecito se vuelve casi parte de tu rutina diaria, y lo haces con gusto. Llegar a un lugar con buen aroma, cosas ricas que te alegran el día y personas que te atienden como si fueras parte de su familia. Perfecto.

Allá me pasaba mucho que me metía en cuanta cafetería encontraba, o en las librerías con café!! Qué mejor!! La combinación perfecta. De verdad que muchas veces me quedo pensando en ese detalle. Cuando volví a Chile sentí que volvía a un lugar que no conocía y un amigo de mi hermana me comentó eso apenas le conté mi viaje y no supe como explicarle mi felicidad. Me miró y me dijo “Sole, ¿sentiste que ya habías vivido ahí? Encontraste tu lugar. De ahí tu personalidad y tus ganas siempre de salir de Chile.” Además, me dijo algo muy interesante que hasta ese minuto no había pensado. La gente pasa la vida buscando su lugar y es un privilegio encontrarlo, porque puedes no saber que lo buscas, lo que buscas, o nunca dar con ese espacio que reconoces con sólo pisarlo.

Quizás me pueden decir…instala tu cafetería acá, pero déjenme decirles que acá no encaja en ese sentimiento de reconocimiento. Es una sensación que tuve allá y ahora se ha perdido, pero la diferencia es que ahora tengo conciencia de que ése lugar que buscaba inconcientemente…existe.

Para las que creen en ese tipo de cosas…¿qué creen que fueron en otra vida? ¿Ya encontraron su lugar?

6 comentarios

maribel alape soto

28 de enero de 2012

hola qmas

Soledad Hott

20 de enero de 2012

ayy fran!! que lindo y te entiendo!! creo totalmente en esas cosas!!

fran

19 de enero de 2012

a mi me pasó, pero no con un lugar, al conocer a mi actual pareja sentimos que éramos alguien de siempre, a los minutos nos dimos cuenta que hablábamos como si hace solo un par de días que no nos viéramos y que teníamos millones de lugares en común a través de la vida. se que pueden decir "ay sí, es lo que dicen todas cuando se enamoran", pero les juro que en estos casi dos años que estamos juntos, es como si no tuviesemos pasado, como si hubiésemos sido los dos toda la vida....... que nuestro destino era estar juntos, que tarde o temprano iba a suceder. si me preguntan a mí, creo en que todos tuvimos otras vidas antes, y en la mía definitivamente, también era la pareja de mi amor...................

Karen

18 de enero de 2012

ay me encantó y tb me ha pasadooooo

Clau

18 de enero de 2012

Que genial el tema, yo no se que fui en otra vida, a veces me pasa que me siento muy conectada por ejemplo con el baile, adoro los programas de baile y me imagino como una de las bailarinas, la pelicula Buslesque la adore y hasta me emocione pensando en estar ahi, no he tenido la posibilidad de viajar mucho, pero me ha pasado con ciertos lugares, pero no tan fuerte como lo que paso con tu experiencia, lo encontre genial, un abrazo! bendiciones!

Coco

18 de enero de 2012

A veces encontramos nuestro hogar, en el lugar más inesperado..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último