11 de 08 de 2012

Capítulo 23: un nuevo comienzo

Que puedo decir, me echaron de mi trabajo por irme anticipadamente de Colombia, no fui al funeral de Catalina y no he vuelto a ver a Daniel. Arrendé mi departamento y con la indemnización que recibí por mi despido me fui a la playa. Si, ahora vivo frente al mar, respiro aire puro y trato de olvidar cada día lo que pasó.

No ha sido fácil, han pasado ocho meses desde que ella falleció y he tenido que lidiar con el dolor que me causó su partida y el haber arruinado su matrimonio. Amigas me han dicho que no corresponde sentirme así, que yo llegué sólo a sentenciar un amor ya condenado… pero no puedo evitarlo.

Salgo todas las mañanas a trotar con la esperanza de que el mar se lleve mis recuerdos, pero es imposible. Me pregunto una y mil veces cómo estará llevando su vida Daniel junto a su pequeño hijo, cómo habrá sido capaz de salir adelante, si acaso ha pensado algún día en mi o en nosotros…

Si, me ha escrito, me ha llamado al celular, pero no puedo contestarle, es que me resulta imposible; cargo con una culpa demasiado pesada.

Pero no todo ha sido pensar y darle vueltas al pasado. Hace seis meses encontré un nuevo trabajo. Ha sido casi una especie de terapia.

- Un nuevo día y sigues seria, ¿cuándo sabré por qué? –me decía siempre Juan.

¿Juan? Si, tengo que contar quién es él. Lo conocí sin saber que era el padre de una pequeña que andaba perdida en la oficina.

- Gracias por encontrarla –fue la primera frase que cruzamos.

- Es hermosa – manifesté.

- Se llama Catalina.

Palidecí cuando pronunció ese nombre. Respiré profundo y traté de que no se me notara la desazón.

- ¿Se llama como la mamá? –pregunté no sé bajo qué motivación.

- Si, ella falleció.

- Lo siento mucho –repliqué.

Era demasiada la coincidencia. Juan tenía siempre una sombra sobre sus ojos, entendí entonces que era la tristeza de haber perdido a la mujer que amaba. Su historia me conmovió, y quizás era por las similitudes que tenía su vida con la mía, o por lo menos, con los restos que quedaban de ella.

- Insisto, siempre estás muy seria –me dijo la otra mañana…

No sé por qué pero Juan me inspira confianza. Ayer me pidió que lo acompañara a comprarle un regalo a su pequeña y pudimos conversar más allá del horario laboral. Me contó que su esposa murió de cáncer de mamas y me explicó lo difícil que ha sido retomar su vida junto a la niña.

- ¿Qué le voy a decir cuándo crezca?, ella no guardará ningún recuerdo de Catalina, ni siquiera sabrá como era su sonrisa.

- Pero sabrá que siempre has estado a su lado. Y cuando sufra porque su madre no vive, allí estarás para abrazarla. Piensa eso –le contesté.

Cada vez que lo observaba me recordaba a Daniel. Él también estaría viudo, sólo con su pequeño, pensando en cómo responder tantas preguntas.

Juan se ha convertido en un buen amigo, pero aún no me he atrevido a contarle sobre mi pasado.

- Aún no estás preparada y lo entiendo –me dijo hace poco- yo también guardo un secreto.

Eso me llamó la atención. Pero dándole vueltas al asunto, decidí que era injusto que solamente él me abriera su corazón.

- Este sábado te llevaré a un lugar muy importante.

-¿Dónde?

- Sólo te diré que es en Santiago.

Juan no hizo más preguntas y partimos muy temprano este domingo. Si, lo llevé a ver a Catalina, a mi Catalina. Consideré que era el mejor lugar para explicarle el hecho que ha marcado mi vida durante los últimos ocho meses. Fuimos en mi auto, mientras manejaba me observaba intrigado. La pequeña iba atrás muy callada.

- No quiero ser entrometido, pero, ¿de qué se trata todo esto?

- Nada en especial – le expliqué- llegó la hora de que conozcas a la verdadera Francisca. Y vas a entender por qué tú y tu hija llamaron tan poderosamente mi atención desde que los conocí.

Entre nosotros sólo hay lo amistad. Siento un cariño especial por él y su historia.

- ¿Me trajiste a un cementerio? –me comentó una vez dentro del parque.

- Necesito que conozcas mi otra mitad, esa mitad que quise enterrar cuando escapé a la playa.

Me acomodé el pelo, me agaché a abrocharme un zapato y lo vi. Daniel estaba junto a la tumba de Catalina. ¿Sería acaso una señal?

Próximo fin de semana último capítulo.

 

5 comentarios

VERONICA

17 de agosto de 2012

En una edición publican una nota de Marlen Esparza. Están seguros q ELA nació en Pasadena C.A.. según otra revista público q esde Pasadena Texas? Cual ES LA REAL INFO.

anna

16 de agosto de 2012

hola Cynthia he leido tus historias te dire me han gustado TODAS pero siento que con esta paso algo tomo un giro tan extraño que aun no me creo que el próximo sea el final

Sol

14 de agosto de 2012

tan rapido le buscan un final? pff, que fome

Dany

13 de agosto de 2012

Noooooo, que pena que termine esta historia!!!

Cata

11 de agosto de 2012

Me ha gustado esta historia, ahora esperando el último capítulo. Jeje, como final no vaya a ser que Juan es el verdadero padre del hijo de Catalina. :P Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último