14 de 08 de 2012

La “mala suerte” en el amor

El fin de semana me tocó consolar a una amiga que había terminado una relación de hace años,  la pobre se lamentaba de tener tan mala suerte en el amor, una vez más, habían terminado con ella sin entender bien la razón. Al principio hice lo de siempre, escucharla y consolarla, pero luego noté en sus palabras algo que me llamó la atención,  y es que creo que no se puede tener suerte en el amor si uno vive el continuo miedo a que lo dejen.

Por mi experiencia diaria en estos temas, cada vez se me hace más claro que “vemos al mundo no como es, sino como somos”.  Esto quiere decir que,  sí creo que soy una persona con mala suerte en el amor lo más probable es que tenga muchas experiencias de fracaso dolorosas antes de encontrar a alguien que me haga feliz.  Lo anterior no ocurre porque  “tengo mala suerte”,  que me deja  impotente frente a las experiencias que tengo en la vida, sino que ocurre porque no confío realmente en que alguien pueda quedarse conmigo y hacerme feliz.

Como he dicho en  columnas anteriores “somos cien por ciento responsables de nuestras experiencias” y esto quiere decir que la gran mayoría de las cosas que nos ocurren o nos dejan de ocurrir depende de nosotros.  Por eso  en el caso del amor, darse la explicación de que tenemos mala suerte no nos ayuda, sino que nos deja indefensas y sin poder frente a algo que se llama suerte y que no podemos manejar, cuando la verdad es que siempre tenemos opciones y muchas veces inconscientemente tomamos malas decisiones que nos llevan al fracaso o simplemente tiramos la esponja antes de tiempo.

Recordemos que el amor y las relaciones son tremendamente plásticas, se pueden modificar de un momento a otro  para bien o para mal, tenemos siempre esa capacidad. Pero para poder manejar las relaciones con los otros de manera satisfactoria primero tenemos que dejar de sentir miedo y creer que somos completamente dignas del amor más maravilloso. Todos merecemos tener a una persona que nos quiera con todo su corazón,  somos todos dignos y dueños del amor más puro porque en definitiva esa es  nuestra esencia más profunda. Por eso les recomiendo a las taconeras que creen tener mala suerte en el amor, que sepan que en este momento, en alguna parte está esa persona que les va a entregar todo el amor que se merecen, solo tienen que abrir el corazón y dejar atrás el miedo para encontrarla.

 

Rosario Matte Covarrubias

Psicóloga – Terapeuta Corporal

 

4 comentarios

karol gtz

19 de agosto de 2012

Excelente columna, arriba ese animo y ese amor por nosotras mismas..

dulce maria

16 de agosto de 2012

ma encantan estos temas, mas aun cuando acavo de vivir algo parecido pensava que me iva a morir sin su presencia, pero gracias a dios, ya estoy mejor y convencida que valgo la pena para un buen amor.

NatyMontse

15 de agosto de 2012

Linda columna, muchas gracias =)

Fran Ugarte

14 de agosto de 2012

Porfecía auto-cumplida!!! Ojo, opera para los dos lados. La primera en pensar que soy lo máximo y valgo la pena soy yo, de ahí al mundo. Buenísima columna, Rosario. Como siempre, muy sabia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último