12 de 12 de 2012

La Humildad en el Amor

Toda la Creación existe en ti y todo lo que hay en ti existe también en la Creación. No hay divisoria entre tú y un objeto que esté muy cerca de ti, como tampoco hay distancia entre tú y los objetos lejanos. Todas las cosas, las más pequeñas y las más grandes, las más bajas y las más altas, están en ti y son de tu misma condición. Un solo átomo contiene todos los elementos de la Tierra. Un solo movimiento del espíritu contiene todas las leyes de la vida. En una sola gota de agua se encuentra el secreto del inmenso océano. Una sola manifestación de ti contiene todas las manifestaciones de la vida.
KAHIL GIBRÁN

Con el paso del tiempo me voy maravillando de la enorme capacidad que tenemos para amar, sin duda es esta característica la que nos une con todos los otros seres y cosas que nos rodean, sin embargo hay algo que especialmente a mi me cuesta mucho y esto es la humildad.

Me he dado cuenta que para amar realmente se requiere de mucha humildad, el reconocerse frágil y sin por eso ser débil, aprender a pedir perdón de corazón y no por eso pensar en que somos malos, asumir que necesitamos de otros, sin creer que nos volvemos dependientes.

Creo que la humildad tiene mucha relación con la inocencia, con la capacidad de amar como si nunca nos hubieran herido, de entregarnos por completo sin restricciones o prejuicios a los demás.

Y ahí está la dificultad ¿cómo volver a confiar si nos han herido? Todos nacimos con el corazón abierto para amar a los demás, pero en el camino tuvimos que aprender a cerrarlo para protegernos, a crear una coraza que muchas veces se transforma en orgullo, celos, inseguridad o indiferencia, estas son partes de las protecciones que tuvimos que crear para que no nos hagan daño, para no sufrir tanto cuando no éramos correspondidos. Ahora, el trabajo que tenemos como adultos es volver a abrir el corazón para dejar entrar el amor que tenemos a nuestro alrededor pero desde la completa conexión con nuestras emociones, que son la guía que nos indica qué es bueno y malo para nosotros. Debemos aprender de la sabiduría innata de los niños, que espontáneamente son fieles a sus emociones: las expresan y luego las olvidan (no se quedan pegados), se alejan de quienes los hacen sentir mal y piden lo que necesitan a viva voz.

Confiar en el amor no es tener la certeza de que nunca nos van a herir, sino que es saber que existe algo profundo y puro dentro de nosotros que no puede ser ensuciado por nada ni nadie y que podemos acceder en cada momento, a través de las otras personas, de la naturaleza y de nosotros mismos. Es reconocer que somos parte de ese amor que es mucho más grande  y profundo que nosotros,  del que no podemos abarcar pero tampoco podemos vivir sin él.

Rosario Matte Covarrubias
Psicóloga – Terapeuta Corporal
www.rosariomatte.com

 

2 comentarios

Fran

14 de diciembre de 2012

Me sacó unas cuantas lagrimas!!! demasiado lindo

Clau

12 de diciembre de 2012

Que lindo me encanto =) un abrazo! ♥

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último