26 de 01 de 2013

El Secreto de Silvana. Cap. 2


Cada 16 de enero Silvana debía fingir, debía aparentar que el día anterior no había llorado, que ni siquiera había revisado los álbumes de fotos como hacía cada año, que seguía siendo la mujer déspota y sin corazón que todos creían, y así, ocultar que todo ello no era más que las huellas del sufrimiento que la vida se había encargado de impregnarle en el alma. Ella sólo ansiaba seguir recordando su sonrisa, anhelaba que la mente no borrara sus tonos de voz, la manera que tenía de decir su nombre, sus gestos. Pero quince años no habían pasado en vano.

- ¿Ya tienes a los candidatos que te pedí Sofía?

- Sí, Silvana. En medio hora más llega el primero.

Silvana comenzó a entrevistar a los periodistas que buscaban llenar el cupo de Natalia. La verdad es que no les estaba poniendo atención. Estaba presencialmente allí, si, sentada en su oficina, sin embargo, este año había sido particularmente especial; no podía quitarlo de sus pensamientos.

  • ¿Escritor?, ¿en serio quieres ser escritor?
  • Sí. Me imagino que para eso entré a estudiar periodismo. Hay muchos escritores que son periodistas.
  • Es verdad. Pero tú no necesitas eso para publicar grandes obras, tienes el talento, lo sabes, te lo he dicho siempre.
  • Si Silvana, pero eso no es suficiente. Yo sueño con llegar al corazón de las personas. Nunca te lo he preguntado, pero, ¿cuál es tu sueño?
  • Ser feliz, nada más que eso.
  • ¿En serio?
  • Sí. No me interesa el poder, no me importa llegar a lo más alto, a eso que la gente considera exitoso. Yo quiero hacer lo que en la vida me haga feliz. Y tú eres parte importante de ese futuro.

Cuánto había cambiado en quince años. A veces se observaba en el espejo y no se reconocía, ¿quién era realmente Silvana?, ¿la chica de hace quince años que estudiaba en Valdivia o esta mujer manipuladora que había decidido empezar una nueva vida en Santiago?

–Silvana, Silvana

- ¿Si?

- Pareces ida.

- No seas idiota Sofía. ¿Qué pasa?

- El último candidato. Periodista de radio y televisión, lo debes conocer.

- ¿Ah si?, hazlo pasar.

Silvana no le tomó mayor importancia a la sugerencia de Sofía y continuó haciendo anotaciones en el computador. De pronto, un hombre alto, de pelo castaño y tez morena, con unos ojos verdes que parecían dominar el mundo, se le acercó. Llegó hasta su puesto, le extendió la mano y, con mucha confianza, le mostró su sonrisa. La dentadura era tan extrañamente perfecta, que Silvana dudó de su naturalidad.

  • Creo que se equivocó señor –pronunció ella en tono irónico- este no es el casting para el galán de la próxima teleserie. Estoy buscando a un periodista que sea capaz de golpear y generar contenidos.
  • ¿No me conoces?
  • No. Si tuvieras la amabilidad de presentarte. Ah, y puedes tutiarme, no te preocupes.
  • ¿No me has visto en televisión?, presentaba la sección de reportajes.
  • No, no veo televisión. Creo que la peor manera de informarse es viendo la cajita que ahora es plana. No me interesa ver la ruta del lomito ni cómo viven el verano los santiaguinos. ¿Y qué te hace venir hasta acá?, debes admitir que tu estilo es otro –señaló Silvana mientras revisaba las tres hojas de su currículum.
  • Me cuesta creer que no sepas, pero me llamo Mario Traverso. He trabajado en radio, televisión, bueno, lo que ves ahí escrito. Sin embargo, si bien no soy el conductor del noticiero y sólo aparezco a veces, me cansé de ser el mero presentador del trabajo de otros y que la gente me diga en la calle que me conoce de alguna parte. Quiero estar en la noticia, quiero buscar a los personajes. Estoy en ese viejo anhelo que teníamos en la escuela. ¿Te acuerdas?
  • Perdón, ¿nos conocemos? Me parece que estás siendo demasiado patudo para mi gusto. Además, no me gusta contratar gente bonita.
  • ¿Me estás discriminando? –bromeó Mario- bueno, no me molesta si es por culpa de ese piropo que me acabas de lanzar.
  • Hablo en serio.
  • Yo también. Y debes creerme cuando te digo que me aburrí de eso. Cuando estaba en la universidad mi ideal era llegar a trabajar en medios como este, de ejercer verdaderamente el cuarto poder. Pero entré al canal a hacer mi práctica, comenzaron a perfilarme como el niño bonito y no pude salir de ahí. Te mentiría si te digo que no es agradable para mi autoestima, pero no me llena. Es lo que hablábamos siempre en los pasillos de la escuela.
  • Veo que estudiamos en la misma universidad ¿de ahí dices que me conoces?, ¿de Valdivia?, porque yo no recuerdo a nadie de ahí; terminé la carrera en Santiago.
  • Y somos de la misma generación
  • ¿En serio? –interpeló Silvana algo nerviosa.
  • Si. No éramos amigos pero yo te recuerdo muy bien. Siempre andabas de la mano con un tipo bien barbón, como era que se llamaba…

El rostro de Silvana cambió drásticamente. Se levantó rauda de su silla y pareció de pronto que la oficina le daba vueltas.

  • Si por alguna extraña razón decido darte el puesto, jamás nunca deberás pronunciar el nombre de esa persona ni hablarme de nuestro particular pasado en Valdivia.
  • ¿Por qué?, ¿qué pasa? –cuestionó Mario intrigado- la verdad es que sólo estaba preguntando, como yo dejé Valdivia y continué en el extranjero mis estudios, nunca más supe de Chile, menos de ti ni de…
  • ¡Te dije que no lo mencionaras!

En ese momento entró Sofía a la oficina

- Silvana, ¿necesitas algo?, no te ves bien.

- Dile a este idiota confianzudo que la entrevista terminó.

- Este idiota confianzudo se va –precisó Mario en tono irónico- ahora sé por qué te dicen “la fiera de la prensa”.

- ¡Lárgate de mi oficina! –gritaba Silvana descontrolada- sin dejar de pensar en cómo el pasado insistía en no dejarla en paz.

 

4 comentarios

Vanidades > El secreto de Silvana: capítulo 3

01 de marzo de 2013

[...] se perdieron los primeros capítulos, aquí el primer y segundo. [...]

MAR

28 de febrero de 2013

Y cuando un nuevo capitulo??? saludos

Gabriela

28 de enero de 2013

Espero el próximo capítulo, excelente historia.

Fran

26 de enero de 2013

No se porque, pero me imagine a Mario Traverso, como Polo Ramirez de guapo!!!!!! Jajajaja... Ta buena la historia ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último