01 de 03 de 2013

El secreto de Silvana: capítulo 3

Mario estaba inquieto. No podía dejar de pensar en aquel episodio con Silvana en su oficina, sin entender aún el origen de tanta ira. Trató de recordar a aquel joven de la universidad con el que ella había mantenido una relación, estaba seguro que eso era, en parte, lo que había ocasionado aquella desproporcionada reacción.

Sabía que no iba a ser sencillo, había perdido el contacto con sus ex compañeros de universidad en Valdivia, puesto que había estudiado allí tan sólo por unos meses. Sin embargo, estaba decidido a indagar en el asunto. Por alguna razón, sentía una tremenda curiosidad de conocer el pasado de aquella mujer.

Silvana, por su parte, tampoco podía abandonar de su cabeza aquella histérica reacción suya. Sentía que debía controlarse, no obstante, el recuerdo de Francisco seguía ahí, tan intacto como hace quince años. Por más que trataba de dejar aquella historia en un rincón oscuro de su vida, ésta insistía en regresar. Se preguntaba una y otra vez por qué Mario había llegado al semanario y, más aún, por qué accedió a la idea de contratarlo. ¿Iba a ser acaso peligroso?

- Mario, te cité a mi oficina porque han pasado ya algunos días desde aquella “problemática” reunión y quería disculparme. Finalmente ya estás trabajando acá y no corresponde que…
- No te preocupes Silvana -interrumpió él- ya lo olvidé.
-¿En serio?, ¿no te da curiosidad saber qué me pasó?
- No, me imagino que se trata de algo que te hirió profundamente –precisó Mario tratando de obtener algún dato- ¿o acaso pasó algo con ese hombre que te gustaría olvidar?

- ¿Con Francisco? –preguntó ella nerviosa, aunque tratando de disimular- no, nada. Fue una relación de universidad, nada más que eso. Además, yo ni me acuerdo de Valdivia, mi carrera la terminé acá en Santiago. Mi reacción fue por otro motivo, he estado nerviosa, tengo problemas familiares –mintió- y eso es todo lo que te diré.
- Está bien señora “fiera”.

- ¡Y no me digas así!, ya bastante confianza te has tomado. Eso es todo, puedes volver a tu trabajo –le dijo alzando la voz mientras volteaba su rostro hacia la pared. Su respiración se aceleró tras haber pronunciado aquel nombre delante de Mario.
-Fue un error –susurró.
Mario se retiró rápidamente pensando en lo que le había dicho Silvana… ¿Francisco era el nombre de aquel barbón universitario?, ¿y dónde estaría él ahora?, ¿y si efectivamente aquella reacción fue por el mal humor del día y no por aquel hombre?
Se había alejado bastante de la oficina cuando Sofía, la secretaria de Silvana, lo abordó.
- Mario, no pude evitar escuchar la conversación que tuviste recién con Silvana y me gustaría comentarte algo.

- ¿Qué pasa?
- Ella se enojó tan bruscamente contigo ese día porque le tocaste un tema muy sensible.
- ¿Cómo es eso?
- Ese tal Francisco, que en realidad es Francisco Torres, fue una persona muy importante para ella. Estoy segura que él está relacionado con sus desapariciones cada 15 de enero.
- ¿Cada 15 de enero?
- Si. En esa fecha ella abandona misteriosamente de la oficina y, al día siguiente, llega muy triste. ¿Recuerdas que tu entrevista fue el 16 de enero?, bueno, debe haber sido por eso que te trató así.
- ¿Y cómo sabes tu todo esto? –cuestionó Mario.
- Porque a mi también me causa curiosidad el asunto y empecé a investigar, de pura copuchenta la verdad. Descubrí que existió un hombre muy importante en su vida que se llama Francisco Torres, pero del que ella no sabe nada hace 15 años.
- ¿15 años?
- Si. Hace poco, en la fiesta de la empresa, ella tomó demás, se embriagó y comenzó a contarme cosas sin sentido. Me dijo que Francisco la había dejado sola, que todo fue hace 15 años…Pero fue lo único que pude entenderle.

- ¿Y a dónde va cada 15 de enero?
- Eso no lo sé. ¿Pero sabes qué?, pienso que algo importante le ocurrió con ese hombre, algo tan importante, que la hace una mujer dura y fuerte como se muestra. Hay ocasiones en que la he visto llorando escondida en su oficina. Ella no es una mala mujer, sólo siento que esta muy herida. Y por favor, no le cuentes esto a nadie.
- No te preocupes. Es un secreto.
Mario le agradeció a Sofía su sinceridad y quedó aún más inquieto. Pensaba que hace quince años Silvana aún estaba en la universidad en Valdivia. ¿Qué había pasado el 15 de enero de 1998?
Terminó rápidamente el trabajo que estaba haciendo, tomó sus cosas y partió a la Biblioteca Nacional. Quizás era factible encontrar alguna respuesta en los diarios de la época.

Si se perdieron los primeros capítulos, aquí el primer y segundo.

6 comentarios

k

26 de diciembre de 2013

Se pondra buenisima

コーチショルダーバッグ

26 de noviembre de 2013

Whats up are using Wordpress for your site platform? I'm new to the blog world but I'm trying to get started and create my own. Do you require any coding knowledge to make your own blog? Any help would be greatly appreciated! コーチショルダーバッグ

ディオール バッグ

26 de noviembre de 2013

Good day! Do you know if they make any plugins to protect against hackers? I'm kinda paranoid about losing everything I've worked hard on. Any recommendations? [url=http://www.barbaraoehlbeck.com]ディオール バッグ[/url] ディオール バッグ

Lulu

21 de marzo de 2013

espere tanto por este capitulo,me encanta la historia !!!

Valeria

13 de marzo de 2013

Que tal! que pasa con la historia??? Saludos!

Gabriela

03 de marzo de 2013

Esperé mucho, por este capítulo, sin embargo gracias por publicarl. Saludos afectuoso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último