06 de 03 de 2013

Mi pareja me enferma!

Por sugerencia de una paciente escuché un programa de radio mexicano donde una colega comentaba los tipos de hombres y mujeres que enferman a sus parejas, esto quiere decir que al parecer  existirían tipos de personas que tienden a hacer sentir inseguras a sus parejas, merman su autoestima, los hacen sentir dudosos y desconfiados en la relación junto con aumentar su ansiedad.

Desde mi formación tiendo a ver a las parejas como un conjunto por lo que se me hace difícil pensar que una  persona es la “mala” de la relación y la otra es la “buena” o “víctima” de este trato. Creo que en las relaciones de pareja funcionamos como un sistema, si hay un abusador, tiene que haber un abusado que permita que se pasen a llevar sus derechos,  en esa dinámica el abusado es una  persona que le dio el control y el poder al otro de su vida. Muchas veces esto ocurre de manera inconsciente e invisible, tenemos que saber que la dignidad siempre está de nuestro lado, a no ser que se la entreguemos  al otro.

Con esto no quiero justificar a las personas violentas y maltratadoras sino que pretendo dejar en claro que las relaciones se construyen de a dos, por lo que  cualquiera de las dos partes tiene el poder de cambiar la dinámica y si esto no es posible, renunciar a la relación, es decir, siempre tenemos elecciones sólo que muchas veces no las vemos.

Hace un tiempo escuché en una charla del Psiquiatría Luis Tapia algo muy cierto: “las relaciones de pareja son el amor mas condicional que existe” y concuerdo plenamente con esta afirmación ya que a diferencia del amor incondicional de nuestros padres e hijos, en las parejas el amor requiere de un especial esfuerzo y desafío en el tiempo ya que conforma una decisión que debe ser renovada diariamente por ambos integrantes, además porque los tiempos han cambiado y cada vez esperamos más de nuestras parejas.  Las mujeres no sólo nos contentamos con que sean nuestros acompañantes, maridos o novios, sino que esperamos que sean nuestros amigos, confidentes, amantes, crear una intimidad profunda con esa otra persona. Lo anterior poco de incondicionalidad tiene, tomando en cuenta que nunca antes en la historia del ser humano se había pedido tanto a una relación como se hace hoy en las relaciones de pareja, y es por eso  precisamente que cada vez se hace tan difícil encontrar, mantener y hacer satisfactoria una relación, ya que requiere de competencias especiales que no se enseñan en esta sociedad individualista, pero que se pueden aprender y cultivar como un verdadero arte.

Para más información www.rosariomatte.com
Cariños a las taconeras!

Rosario Matte Covarrubias
Psicóloga , Terapeuta Corporal.

1 comentarios

lorena cardenas

06 de marzo de 2013

Antes de mi matrimonio era una triunfadora, luego fui triunfadora cuidando a mis hijos, despues de 17 años de matrimonio creo que tengo derecho a retomar mi vida profesional, la cual mi esposo desprecia, y me condiciona que si trabajo MEJOR NOS DIVORCIEMOS,no me he divorciado pero si separado el cumplir mis metas me llena y me hace feliz y si mi esposo no lo comparte he renunciado a el, creo que con el nunca seria feliz por su egoismo, solo espero que algun dia me valore, y ojala no sea tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último