03 de 06 de 2013

Carey Mulligan: la nueva ‘it girl’ de Hollywood

Pocos días antes de cumplir los 28 años, Carey Mulligan se transformaba en una de las actrices más fotografiadas del reciente Festival de Cannes. La película El Gran Gatsby, donde interpreta a Daisy Buchanan, fue la encargada de abrir el certamen y ella, junto a Leonardo DiCaprio y Tobey Maguire, se pasearon por la alfombra roja mientras no paraba de llover. Se trataba de uno de los filmes más esperados de la temporada y ella lucía en la noche inaugural un delicado vestido Christian Dior couture, utilizando como accesorios joyas Tiffany & Co., que lanzó una colección especial basada en la película.

Volvió a deslumbrar en una de las alfombras rojas más importantes del mundo días después, para la premier de la última cinta de los hermanos Coen, Inside Llewyn Davis, que resultó ganadora del Gran Premio del Jurado. Esta vez, acompañada por el cast de la película, incluyendo a Justin Timberlake, llevaba un dramático vestido deco inspirado, banco y negro, con un pronunciado escote en V de la colección Fall 2013 de Vionnet. Su pálido rostro nuevamente llevaba poco maquillaje, tendencia que había demostrado ser su favorita en sus presentaciones por cada red carpet.

También actriz de teatro y televisión, hizo su debut en la película Orgullo y Prejuicio como una de las hermanas Bennet en 2005. Desde entonces, la carrera de esta inglesa ha combinado películas comerciales como Wall Street 2: El Dinero Nunca Duerme y el cine independiente, donde ha deslumbrado en los filmes Nunca me Abandones (2010), Drive y Shame, ambas de 2011. Pero fue gracias a An Education (2009), que obtuvo el unánime reconocimiento de la crítica, junto a su primera nominación al Oscar y además de numerosos galardones.

Pero hoy, es su rol de Daisy Buchanan la que la ha convertido en la nueva chica mimada de Hollywood, siendo portada de Vogue USA de mayo y de Harper’s Bazaar UK y Flaunt en junio. Y si bien en la primera parece encarnar una versión moderna de su personaje, una joven “flapper” de los años 20, conocidas por ser tan atractivas y como egoístas, Carey Mulligan no es una novata en cuanto a moda se refiere. En 2012 estuvo en la lista de las mejor vestidas gracias al deslumbrante y metálico Prada que utilizó en la Met Gala de ese año. Y en 2013 volvió a ser una de las más guapas, esta vez cortesía de una severo Balenciaga.

El bajo perfil que la ha caracterizado parece tendrá que quedar de lado, pues ahora es una de las favoritas de los paparazis cada vez que sale a la calle, ya sea en Nueva York o Londres, ciudades por las que transita junto a su marido Marcus Mumford, vocalista de la banda Mumford & Sons. Con dos proyectos para el próximo año, mientras disfrutamos de su actuación en El Gran Gatsby (en cines desde el jueves 30 de mayo), sabemos que gracias a esta película o a Inside Llewyn Davis, será una de las estrellas de los premios Oscar de 2014.

 

1 comentarios

Antonia

05 de junio de 2013

Ella es guapísima y muy piola, me gusta eso. Y me encantó The Great Gatsby.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último