26 de 02 de 2014

Necesito que me contengan

“Una persona al descubrir que es amada por ser como es, no por lo que pretende ser, sentirá que merece respeto y amor.” Carl Rogers.

A menudo nos ocurre, que inexplicablemente frente a alguna situación en la vida necesitamos “que nos contengan”, pero ¿qué significa eso?

Para la psicología la contención emocional es un procedimiento terapéutico cuyo objetivo es tranquilizar y estimular la confianza de una persona que se encuentra afectada por una fuerte crisis emocional. En la práctica estaría relacionada principalmente a dos mecanismos: la actitud empática, que es la habilidad de colocarse momentáneamente en el lugar de la otra persona, y la escucha activa que es la capacidad de poner atención al mensaje emitido por otra persona, utilizando diferentes vías o canales para comprender lo que se quiere decir y poder reaccionar ante el mensaje dado.

En la vida cotidiana no es necesario que seamos psicólogos ni terapeutas para dar contención emocional a las personas que nos rodean, simplemente está en la disposición hacia el otro de escuchar con atención, sin prejuicios o ideas preconcebidas lo que esa persona me quiere transmitir, situarse con el corazón abierto frente al otro es contener.

En ocasiones le restamos valor al tremendo poder de la contención, la capacidad de escucha, de estar ahí, que no tiene que ver con dar soluciones u opiniones sino que se relaciona con mantener una profunda conexión con el otro, ser capaz de ir más allá de las palabras y ver cómo la otra persona se siente, lo que es importante para ella, lo que no quiere perder, compartir intimidad.

Llevándolo a un campo más amplio sabemos que todo proceso de dolor puede ser compensado y vivido de mejor manera cuando nos hacemos acompañar por otros, sin embargo esto que puede parecer tan de perogrullo es cada vez más escaso en la sociedad de hoy. Hemos aprendido a ser personas tremendamente individualistas y autosuficientes, olvidamos que el estar en compañía, en comunidad es algo vital para nosotros y nuestra sanidad emocional depende de eso. Le restamos valor a lo importante que son las relaciones humanas, tan necesarias e irremplazables como comer y dormir.

Día a día veo en la consulta a personas que me visitan solas, que no le han dado valor a cultivar relaciones de intimidad con otros, carentes de amor, pienso que esto explica el aumento en las tasas de depresión y enfermedades mentales ya que nadie nos enseña a contener ni a contenernos, perdimos la noción de tribu, de comunidad, de pertenencia.

Pero no todo está perdido, siempre tenemos la posibilidad de mirar, ser conscientes de nuestros errores y cambiar. En este caso la invitación es crear una red de contención personal, crear espacios, relaciones, grupos que sean un apoyo en nuestro diario vivir, que nos permitan ayudar y ser ayudados para sortear de manera más completa y acompañada las dificultades de la vida.

Existen personas que nunca han experimentado esto, que nunca se han sentido contenidas y por lo tanto son incapaces de contener, a esas personas les recomiendo encarecidamente una terapia (de grupo, psicológica, coaching, Reiki, filosófica, Constelaciones Familiares, etc) ya que solamente al experimentar la contención en carne propia seremos capaces de hacerlo con los demás, en la lógica de que no podemos dar lo que no tenemos.

Rosario Matte Covarrubias

Psicóloga, Terapeuta Corporal.

http://www.rosariomatte.com

 

 

 

2 comentarios

Nahir

27 de mayo de 2015

Muy bueno!

Valentina

27 de febrero de 2014

Me encanto tu articulo Rosario, tienes mucha razón en lo que dices. Ojalá recuperemos ese sentido de empatía y cuidemos nuestras relaciones :) Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último