27 de 05 de 2014

Por qué ver Scandal

Si bien antes fui adicta a Sex and the City, fanática de Dexter y seguidora de los Borgias, definitivamente suscribirme a Netflix, me abrió la puerta al mundo de las series, sin vuelta atrás. Acompañada de mi tablet o notebook he hecho verdaderas maratones de Revenge, la serie ambientada en los Hamptons en la que la elegante Emily es una asesina entrenada que quiere vengar la muerte de su padre; o de Homeland, un thriller donde el regreso de un soldado norteamericano que ha sido rehén de Al Qaeda, te mantiene en suspenso sin saber de qué lado realmente está.

El último descubrimiento ha sido Scandal, de los mismos creadores de Grey’s Anatomy y que ganó un Premio Emmy en septiembre pasado al Mejor Actor Invitado de Serie Dramática a Dan Bucatinsky. El telón de fondo es la Casa Blanca, el Presidente de los Estados Unidos, su perfecta Primera Dama y su ex asesora de campaña, una brillante abogada que dejó su puesto en la Casa Blanca porque tenía un serio affair con “el hombre más poderoso del mundo libre”.

Olivia Pope (Kerry Washington) se ha dedicado a “arreglar los problemas” de hombres y mujeres poderosos de la capital norteamericana, acompañada de un team que le es leal hasta la muerte, pues cada uno tiene un oscuro pasado del cuál Pope los rescató. Paralelamente muchos de sus casos la vuelven a involucrar con el presidente Fitzgerald Grant (Tony Goldwyn), encendiendo nuevamente el romance y despertando no sólo los celos de la Primera Dama, Mellie, sino también también las alarmas del jefe de gabinete de comunicación y ex jefe de Olivia, Cyrus Beene (Jeff Perry).

¿Por qué hay que verla? Primero porque lo que mueve la acción y conforma el verdadero drama es el amor en contraposición con la ambición. Por mantener el poder, todos los personajes son capaces de traspasar los límites con creces, llegando incluso al asesinato. En segundo lugar por la fuerza de los personajes femeninos, son ellas quienes que mueven los hilos más complejos de la serie. Notable el papel de Mellie (Bellamy Young), aguda, manipuladora, ambiciosa, un animal político que llega a extremos impensados por no perder su lugar en la Casa Blanca. En tercer lugar porque la trama es tan sorprendente que no querrás hacer una pausa entre capítulos. Simplemente quieres devorarte las temporadas completas. Y la cuarta razón es por la moda. Olivia Pope es capaz de lucir impecables trajes, abrigos y blusas, casi siempre blancos, en medio de las crisis más grandes. Se agradece.

En Netflix están disponibles las dos primeras temporadas (7 y 22 capítulos). En Estados Unidos, la tercera temporada finalizó en abril de este año.
>LOOK OLIVIA POPE

4 comentarios

Mujeres, Política Y Series De Ficción

10 de marzo de 2016

[…] interior como exterior, está de moda en el mundo de las series. Hay para todos los gustos: desde Scandal (comparada a veces con el porno, no por su contenido, sino por la cantidad de gente que la ve sin […]

Cosmopolitan > Si no puedes con ellos…únete

08 de julio de 2014

[...] New Black, House Of Cards, Walking Dead y Mad Men. Y después de darle una pequeña oportunidad a Scandal, decidí lanzarme al vacío y empezar a ver Game of [...]

Javi Andrade

28 de mayo de 2014

Revenge es la raja! vi las temporadas 1 y 2 en neftlix en tiempo récord!

shaul da costa

27 de mayo de 2014

favor de comunicarse conmigo en merida mexico shaul701@comcast.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último