23 de 06 de 2014

Tu destino no es estar sola

Hoy quiero compartir la historia de Soledad, un clásico ejemplo de cómo alguien puede construir su vida a partir de una premisa falsa y limitante, creada por algo que alguien le dijo en algún momento de su vida y que se convirtió en una “realidad” para ella.

Cuando vino a verme estaba desconsolada. Una “vidente” le había dicho hacía algún tiempo, que su destino era estar sola, que tendría mala suerte en el amor, y que ninguna de sus relaciones duraría. Por años ella había vivido temiendo que esas palabras fuesen verdad, dadas sus repetidas experiencias fallidas en el amor, y sumado además al temor de que su nombre también pudiera presagiar que ese sería su destino.

Si a ti te ha ocurrido algo similar, producto de lo que alguna amiga, pariente o gurú alguna vez te dijo respecto a tu soledad o mala suerte en el amor, esta historia va a demostrarte que nada está “determinado” en tu vida. Que con tu intención y algo de trabajo, puedes en cualquier momento, cambiar el rumbo de ella.

Así ocurrió con Soledad, con quien partimos por cuestionar si esta idea y sentido de “estar sola en la vida” era verdad, o más bien una creencia que ella había construido y sostenido en algún lugar, producto de sus experiencias de infancia y juventud. Rápidamente ella logró identificar sus creencias y junto a ellas, las formas de ser, actuar y relacionarse que habían creado inconscientemente su realidad de soledad.

Vio por ejemplo, que su elección de parejas no disponibles después de su divorcio, tenía directa relación con su propia disponibilidad para el amor en ese tiempo en que sus hijos estaban pequeños. En su visión de mundo, tener pareja y criar hijos pequeños era incompatible.

Esto la había hecho identificarse marcadamente con su rol de “madre” postergando su identidad de “mujer”, y de “persona” con dones para compartir con el mundo, sin saber que era posible sostener esa mayor complejidad.

También vio, que cuando había tenido alguna relación, cuando se producía un conflicto, lo evadía en vez de abordarlo y solucionarlo. Estaba tan convencida de que la otra persona la dejaría por el conflicto, que para evitar “ser abandonada”, ella misma abortaba la relación, abandonándola emocionalmente o simplemente cortándola.

Así es que para liberarla de su creencia de mala suerte y soledad en el amor, hicimos un trabajo de coaching transformacional y ontológico, un trabajo para transformar esas creencias que creamos cuando muy jóvenes, con las que por lo general continuamos viviendo por años, limitando nuestras posibilidades y bienestar.

Cuando cambiamos esas interpretaciones tempranas e incompletas de quiénes somos y dejamos de vivir como si ellas fueran ciertas, nuevas y maravillosas posibilidades se abren para nosotros. Aprendemos a vivir desde otra parte nuestra de manera consciente.

Y el paso final para completar su transformación fue el aprendizaje. Algo que no pasa solamente por nuestra cabeza, también pasa por nuestras emociones y cuerpo, lo que impacta nuestras formas de actuar. Como Soledad creció en una familia de padres separados, su desarrollo en el área de las relaciones se había detenido.

Ella no tuvo modelos para aprender a navegar conflictos de formas que promovieran niveles más profundos de amor y conexión, ni modelos para relacionarse con un hombre de formas que le permitieran alcanzar su plena femineidad. Por eso, vivió gran parte de su vida sin saber desenvolverse en el terreno del amor, y a la vez anhelándolo, pues en el fondo de su alma sabía que estaba hecha para amar y ser amada. Soledad se atrevió a aprender, a desarrollar nuevas habilidades y capacidades y encontró el amor profundo y duradero que tanto había anhelado.

Su destino no era estar sola, tampoco el tuyo. La capacidad de crear amor en nuestra vida es sólo cosa de aprendizaje. Tal vez lo que tú necesites también sea sólo aprender…

Verónica Freire Gelsam
Coach de Relacionamiento
LLAMAR A TU AMOR® – El arte de crear amor intencional y conscientemente en tu vida
veronica@llamaratuamor.com
www.llamaratuamor.com

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último