05 de 08 de 2014

El poder de una cartera

Mira tu clóset. ¿Cuántas carteras hay que no te matan? Quédate solo con las que representan lo que deseas transmitir y vivir.

La cartera que lleva en la foto de abajo Tamara Ecclestone –gran modelo británica– es un ejemplo de la perfección en un accesorio de alta costura, representando los valores nobles de la marca Céline: pulcritud francesa, elegancia, modernidad y encanto.

Para evaluar su inversión, en mi último viaje a Nueva York fui a la tienda y frente a mí tuve unas puntadas maravillosas en un cuero especialmente tratado por la marca en Florencia. En eso estaba cuando entraron dos amigas y pidieron una ‘Boston Bag’ negra (sí, morí de envidia). No te imaginas su expresión al mirarse en el espejo con sus Céline. Estaban relucientes, sonreían, tenían un atractivo único. “El poder de una cartera, pensé”.

Salí de la tienda –antes de caer en una tentación que me produjo una culpa horrible– sintiendo que las bolsos son algo mucho más que un diseño para acarrear cosas. Son una manera de expresar al mundo nuestro estilo de vida, la fuerza y aquella manera personal de mirar los detalles.

A su vez, son una barrera de protección, no solo a los flashes de los paparazzi, sino que también a cada paso que damos en nuestro vivir. Elige la tuya sintiendo si realmente combina con tu esencia. Evalúa si te fascina y si te hace sentir una diva. No tiene que costar tres mil dólares para enloquecerte.

1 comentarios

Camila Contreras

06 de agosto de 2014

Andrée, yo conosco quien vende carteras identicas son hermosas!! iguales a las de las fotos Céline de hecho estoy tramitando la compra de una, visita en instagram @julytastore creo que tiene tienda fisica en santiago :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último