25 de 08 de 2014

El amigo de Mandela

Sólo personajes inusuales pueden protagonizar una historia tan llamativa como la que se narra en Mandela, mi prisionero, mi amigo: un hombre condenado a cadena perpetua en una isla prisión de máxima seguridad junto a otro, Christo Brand, que es el carcelero. La vida parecía separarlos y ubicarlos en bandos contrarios, pero en lo que pareció una broma del destino, ambos se convirtieron en amigos.

Narrado por Brand, esta historia resulta tremendamente conmovedora y muestra de primera mano las profundas diferencias de una sociedad herida por un mal como fue el apartheid y cómo en un lugar inusual dos personas pudieron superarlas y forjar un lazo.

Sin críticas pero con mucha sorpresa por lo que descubre y sentimiento, el autor nos introduce en el día a día de un país en que todos son sospechosos y donde el color claro de la piel es el pasaporte para una vida más simple y más comodidades, mientras que para el resto existe una larga lista de prohibiciones y limitaciones y donde hasta la crítica se pagan caro.

En ese escenario adverso y efervescente se desarrolla este encuentro de dos seres tan distintos pero que a la larga creen en lo mismo.  Un relato dinámico y profundamente esperanzador.

Editorial: Planeta
Páginas: 286
Precio: $12.900

0 comentarios

Lo último