15 de 09 de 2014

Cómo y cuánto indagar sobre su pasado amoroso

Cada vez que mis clientas me preguntan sobre cómo plantear este tema y cuánto indagar en el pasado amoroso del hombre con que están saliendo o comenzando una relación, especialmente si ambos ya han pasado los 40 y probablemente tienen varias historias que contar, mi respuesta es siempre la misma: no compartas demasiado y tampoco le permitas a él extralimitarse en lo que comparte.

¿Cómo preguntar sobre el tema para obtener información reveladora y sin ser impertinente? Si has tenido esta inquietud, éstos son algunos consejos que te invito a considerar:

1. No tengas temor de preguntar, sólo escoge el momento adecuado: es absolutamente legítimo querer saber lo más posible acerca de un hombre para evaluar si sería un buen compañero para ti o no. Y el momento para esta conversación profunda tiene que ser el apropiado. Evita el compartir mucho en las primeras salidas y retrasa el preguntar demasiado pronto. Tercera o cuarta salida es un buen momento, y házlo confiada, directa y respetuosamente.

El objetivo del periodo de exploración de una relación, es descubrir quién es el otro hoy día, qué visiones y valores tenemos en común, y cómo podríamos ambos encajar en nuestras respectivas vidas, así es que ¡atrévete a preguntar!

2. Enfócate en él, no en sus relaciones ni en sus ex: lo que realmente te interesa, es saber de él, no de las relaciones o de las parejas que tuvo. Hurgar demasiado en cómo eran esas otras mujeres o cuáles fueron las dinámicas dolorosas, o conflictivas que él vivió con ellas, te desviará de lo importante. Separa en tu mente lo que es él, sus relaciones, y sus ex parejas.

Interésate más en saber cómo esas relaciones han contribuido a formar la persona que él es hoy, en qué fue lo que aprendió de ellas y en cómo va a usar esas experiencias pasadas para construir un mejor futuro…quizás contigo. Pregúntale: ¿Qué has aprendido de tus anteriores relaciones? ¿Qué cosas positivas rescatas de ellas? ¿De qué forma, el haber estado en esa relación te hace ser la persona que hoy eres? ¿Qué harás distinto la próxima vez? Estas preguntas te darán información de calidad para conocerlo.

Luego guarda silencio, y dale tiempo para pensar su respuesta. Y si después de pensar, él no encuentra nada positivo que rescatar de sus antiguas relaciones o no tiene idea de lo que aprendió de ellas…alerta ¡esa no es una buena señal!

3. Comparte tu historia de manera positiva y desde tu aprendizaje: abre la conversación modelando para él lo que es compartir de esta forma, con una frase como: “Algo importante que yo aprendí de mi última ruptura fue….” Y no completes la frase con expresiones negativas como “que los hombres son todos iguales”. Plantea tu compartir de manera positiva y desde tu aprendizaje, de forma que le permita al otro saber cómo has crecido, y cómo ese aprendizaje incide en lo que hoy eres, para que luego el pueda abrirse y hacer lo mismo. Por ejemplo: “Mi ruptura fue dolorosa, pero he aprendido a …, cosa que desde entonces me ha servido mucho en mis relaciones en general”.

4. Redirige la conversación si se desvía hacia los “ex”: aunque sea tentador, sobre todo si ambos tienen historias comunes, como haber sido abandonados, o traicionados, o haber tenido ex parejas que trivializaban su espiritualidad, o alcohólicos, etc., no dejes que la conversación se convierta en una sesión para “golpear” a los “ex”.

Trata de mantener la conversación positiva y acerca de ustedes…es una manera sana de comenzar algo nuevo. Si notas que la conversación va en dirección incorrecta, redirígela con algo como: “Y cuando finalmente terminaron, ¿qué aprendiste de esa experiencia?” O “¿Y cómo esa experiencia afecta tu vida amorosa hoy día?” Y si después de redirigir, él no es capaz de articular algún aprendizaje, y sigue hablando de “ella”…alerta nuevamente, quiere decir que no ha superado el tema, y no ha podido seguir adelante con su vida!

Estos simples consejos te permitirán conocer de él lo importante, y generar una conversación que marcará un punto de inflexión valioso en la relación, sea lo que sea que concluyas. Y por supuesto, no olvides que tienes derecho a mantener ciertas cosas privadas por siempre, al igual que la otra persona, porque realmente no aportarían absolutamente nada al futuro hermoso que juntos pueden crear.

Verónica Freire
Coach de Relacionamiento
veronica@llamaratuamor.com
www.llamaratuamor.com

0 comentarios

Lo último