24 de 09 de 2014

Prueba Vanidades: Aceite de Argán

El argán es maravilloso. Nutre y repara la piel y el pelo. Si has comprado una botellita de este ‘oro líquido’ y te cuesta aplicarlo, es normal porque es grueso. Mi técnica es ponerlo directamente sobre una crema de cuerpo y luego masajear la piel con la mezcla, ¡el resultado es extraordinario!

Otra técnica es usarlo en productos que lo contengan, como las fórmulas de pelo Moroccanoil, que me gustan porque están libres de sulfatos y fosfatos (agreden el cabello al extraerle todos sus aceites esenciales). El último lanzamiento que probé de esta marca fue el Spray Frizz Control, ideal para mantener el pelo en orden aun bajo la humedad del medioambiente.

Al principio lo apliqué tal cual sale en sus instrucciones, aplicando entre 3 a 5 pumps en el pelo húmedo, pero el cabello me quedó como más grueso y con un poco de fijación, sin movimiento. No me gustó. Pero luego me dieron el tip para hacer de este spray un must de belleza: en las tardes, cuando nuestro pelo es un desastre, hay que peinarlo con un cepillo paleta al cual previamente le hayamos aplicado el spray Frizz Control.

El resultado es máximo: el pelo queda brillante, peinado, sin cabellos volando y separado, no todo un ovillo junto, como suele quedar cuando uno se lo cepilla (me desagrada ese efecto de masa en la cabeza). Otro punto a favor es su aroma, envuelve suavemente el pelo, dejándolo fresco y con un olor sutil, elegante, es rico sentirlo. A su vez, se puede usar para peinados más elaborados, porque evita que se levanten pelos.

Frizz Control, de Moroccanoil. Mantiene tu pelo bajo control, $16.900.

Andrée Burgat
Directora Editorial Vanidades

0 comentarios

Lo último