16 de 03 de 2015

Amarte a ti primero

wp-amar

¿Has pensado alguna vez que no has sido amada como quisieras en tu vida? ¿O que necesitas encontrar a tu pareja perfecta para sentirte realmente amada y completa?

Cuando hablamos de amor, la mayoría de la gente piensa en encontrarlo y recibirlo de otras personas. Culturalmente le damos tanta importancia a conseguir el amor de una pareja y de los demás, que nos olvidamos de que la relación más importante en la vida, y que impacta todas nuestras otras relaciones, es la relación que tenemos con nosotras mismas.

El Programa de Coaching “Llamar a Tu Amor®” tiene mucho que ver con aumentar la conciencia sobre el amor a nosotras mismas, como algo fundamental para atraer la clase de amor que queremos a nuestra vida.

Ahora bien, amarse a uno mismo es algo que va mucho más allá de la ida a la peluquería, la manicure, los masajes y las cremas con que nos regaloneamos de cuando en cuando. Esas son prácticas de auto-cuidado que demuestran nuestro compromiso con nuestro bienestar. Y son prácticas que yo siempre animo a mis clientas a tener consigo mismas de forma prioritaria y periódica, como recordatorio de su preocupación consigo mismas. También están las formas de cuidarnos más a largo plazo, como hacer ejercicio, dejar de fumar o elegir una alimentación sana.

Sin embargo “amarse a uno misma” tiene una dimensión mucho más profunda, que tiene que ver con el tipo de relación que tenemos con nosotras, porque eso es lo que impacta directamente el cómo nos relacionamos con otra persona y hasta donde podemos llegar en una relación.

Cuando nos relacionamos profunda y sanamente con nosotras mismas, nos amamos, y las posibilidades de que nuestras relaciones se desarrollen a su mayor potencial son mucho más altas. Eso implica cultivar algunas habilidades de relacionamiento importantes primero, como: aprender a estar siempre conectadas con lo qué estamos sintiendo y necesitando, para luego hacer eso visible en la relación; aprender a reflexionar sobre nuestros comportamientos de maneras que fomenten nuestro crecimiento y desarrollo y sin que lo coarten, sin proteger nuestra auto imagen, sin culparnos, avergonzarnos o recriminarnos; y aprender a sostener nuestra propia autonomía en relación a los demás. Esto es especialmente importante para las mujeres que tienen la tendencia a fusionarse con sus parejas. Nuestro deseo de amor siempre nos mueve a la comunión, pero sin esta última capacidad corremos el riesgo de desaparecer, volvernos invisibles, incluso para nosotras mismas, desconectarnos de nuestras necesidades, enfocarnos primero en la otra persona, y empezar a atender sus necesidades, sin siquiera darnos cuenta de que podemos necesitar algo completamente distinto.

Éstas y otras habilidades de relacionamiento con nosotras, son fundamentales para atraer y sostener el tipo de relación que soñamos, y para crear la vida llena de amor que deseamos. Y son cosas que se pueden aprender, no importa la edad.
Todo comienza con amarte a ti primero.

Así es que para volver a conectarte con “tu amor”,  aquí hay 3 cosas simples que puedes hacer:

1. Conéctate todos los días y varias veces al día con tus necesidades. Pregúntate: “¿Qué estoy necesitando en estos momentos?” Y trata de dártelo a ti misma. Cuida de ti. Date una comida sana y rica, un vaso de agua, un tiempo para ti, una hora más de sueño, una ida a la peluquería, una conversación con una amiga, o ese curso de pintura que hace tiempo quieres tomar, etc. ¡Cuídate y agasájate como quisieras que te cuiden y agasajen los demás!

2. Evoca el amor en tu corazón. Busca un lugar tranquilo, cierra tus ojos y toma tres respiraciones profundas. Ahora, piensa en alguien a quien amas, o algo que amas hacer, o cualquier cosa que encienda tu corazón y te haga feliz. Sostén este sentimiento por un momento. E imagina que ese amor que sientes se expande mucho más allá de tu corazón, a tu cuerpo, a la habitación en la que estás y más allá.

3. Por último, te invito a hacer algo más osado. Cada mañana cuando estés alistándote para comenzar tu día, y arreglándote frente a un espejo, detente un segundo, mírate a los ojos y di para ti misma: “Te amo. Y yo estoy aquí para cuidar de ti”. Y siente profundamente ese amor por ti cuando lo digas.

Lo que estás prácticas hacen es volverte más poderosa para dar y recibir amor. Y cuando se transforman en tu segunda piel, algo mágico sucede.
Para tener más amor en tu vida ¡parte por sentirlo y dártelo a ti misma primero!

Verónica Freire
Coach de Relacionamiento
veronica@llamaratuamor.com
www.llamaratuamor.com

1 comentarios

sandra

17 de marzo de 2015

Muy buena nota..que importsnte es querernos para algunas personas..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último