10 de 07 de 2017

#AgendaVanidades: El cepillo de dientes

portada-cepilli

Las relaciones de parejas de hace 50 años atrás pueden tener bastante similitud a las actuales, eso al menos queda demostrado en este clásico del teatro chileno, que cinco décadas más tarde es presentada en el Teatro de la Universidad Católica como un panorama imperdible.

Hacer un clásico teatral siempre es un desafío; y la obra escrita por Jorge Díaz bien lo sabe. En un perfecto acomodamiento a estos tiempos luce una sarcástica y dura visión de la normalidad que puede vivir un matrimonio.

La vida de esta pareja protagonista es, sin duda, testimonio de lo que por allá en la década de los 60’ ya la sociedad chilena establecía como conflictos de pareja. Sin embargo, a más de 50 años, en un Chile un tanto renovado, podemos sentirnos aludidos por más de algunas de las frases que contiene el texto dramatúrgico.

El texto está impecable y es acompañado de un diseño escénico que cumple con el máximo de los detalles, los cuales sutilmente sumergen al espectador en una onda vintage pero moderna, antigua pero cool, amorosa pero realmente macabra que merece los aplausos, especialmente a Álvaro Viguera, quien lleva la dirección de este montaje aplicando la mejor estrategia al momento del casting.

interna-cepi

Los actores, Geraldine Neary y Luis Cerda,  encajan perfecto en lo absurdo de los personajes y, alejados de una caricatura monótona, hacen de sus caracterizaciones un referente cercano al espectador, que de seguro ha pasado por más de algunas de las mismas situaciones.

La versatilidad con que se organizan en el espacio escénico es sin duda un diseño en papel. Tres personajes y dos actores son los que mantienen el limbo expectante, que rompen no solo la cuarta pared, sino que rasgan la elegancia pulcra establecida desde un comienzo, pero la sutileza es tanta que no decepciona.

interna-cepidds

Un comedor, la radio, la silla, el baño, el cepillo de dientes, la taza y nuevamente el cepillo, son algunos de los elementos que hacen un viaje a lo antaño, al baño de baldosas, a los colores pasteles, a las tacitas de los juegos infantiles, al romance hecho pebre como diríamos. Son 90 minutos que llevan al recuerdo de una relación en crisis, de una pareja disfuncional que intenta mantenerse unida, entonces: una invitación al espectador para que analice su propia vida.

¿Dónde? Teatro de la Universidad Católica (Jorge Washington 26, Plaza Ñuñoa, Santiago)

Por: Gabriel Valenzuela Neira. 
Periodista y actor.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último