08 de 01 de 2018

A Fernanda Urrejola la comodidad la enloquece

fernandaslide

Luego de dejar su carrera en la televisión, la actriz, que da vida a la villana en la película No estoy loca, se instaló en Los Ángeles para conocer cómo era la vida allá. “Creo que soy mejor persona y mejor actriz después de esto”, nos confiesa.

Hace casi dos años, cuando terminó las grabaciones de la miniserie Bala Loca y del programa Bailando de Canal 13, Fernanda Urrejola (36) decidió ponerle pausa a su trabajo y tomarse un año para emprender un viaje de crecimiento personal. Y aunque al comienzo varias personas de su círculo cercano le recomendaron que no lo hiciera porque era afortunada de tener trabajo, ella decidió correr el riesgo y partir a Los Ángeles. “Cuando estoy demasiado cómoda en un lugar se me enciende una alarma interna que me dice ‘muévete’. Y por suerte soy así”, nos confiesa la actriz.

p074vc-1

Durante ese periodo para sí misma, visitó Ámsterdam y lugares en Islandia, Tailandia y México. Eso hasta que decidió instalarse en Estados Unidos. “En octubre del año pasado dije: ‘ya, necesito quedarme quieta un tiempo’ y decidí no moverme de Los Ángeles por lo menos por cuatro meses para ver cómo funcionaba mi vida allá”, nos dice Urrejola, quien al poco tiempo arrendó un departamento para ver si valía la pena instalarse ahí. Le encantó.

Ahora se encuentra de paso por México, donde coincidió con una de sus amigas más cercanas y también actriz, Ignacia Allamand, con quien comparte pantalla en la nueva película de Nicolás López, No estoy loca, que se acaba de estrenar en los cines. En esta comedia interpreta a Maite, quien queda embarazada y le quita el esposo (Marcial Tagle) a su mejor amiga Carolina (Paz Bascuñán), quien producto del engaño, sufrirá un colapso nervioso que la llevará a ser internada en una clínica psiquiátrica. “Este engaño de su marido y su mejor amiga, termina dándole a Carolina el mejor regalo de su vida que es conectarse con quien es realmente”, explica la actriz sobre la cinta.

Cuéntanos de Maite, tu personaje en la película No estoy loca…

Es una mujer muy egoísta que cree en la astrología y habla de grandes maestros y de la iluminación, pero en el fondo, ella no vive esa experiencia, solo lo adopta porque es cool y justifica todo lo que hace y las cosas que se merece a partir de eso. Es la villana, pero además es amorosa, nunca alza la voz, totalmente ingenua. Y por supuesto, es una pésima amiga.

¿Cómo es trabajar con Nicolás López?

Lo pasé muy bien. Yo quiero mucho a Nicolás y siempre lo he respetado por ser una persona que ha hecho todo lo que ha querido y siempre está probándose. Es alguien que no se queda cómodo con sus logros y está en constante movimiento. Yo admiro a la gente así. Además me gusta lo que tienen en Sobras (productora de López), que es como una familia, se quieren, se apoyan y se cuidan. Es muy bonito entrar a un grupo así.

p075vc-2

¿Qué fue lo que más te atrajo de participar en esta película?

Es una película superpersonal para Nicolás y bien distinta, aunque obviamente mantiene su firma y estampa. Pero es diferente en el sentido de que es una comedia más negra y que el personaje de la Paz lo pasa realmente mal. A ella se le quiebra todo su mundo porque llevaba años tratando de sostener una idea de lo que es la vida perfecta, que todos en Chile la tenemos por cultura, y que consiste en que a tal edad tienes que cumplir con ciertos requisitos para ser una persona feliz y plena: estar en pareja, tener hijos y una pega exitosa. Todas esas son exigencias para ser una supermujer y muchas veces, algunas de las que tienen todo eso en la vida, igualmente no son felices porque están ajenas a su realidad. Ese tipo de tema es muy común hoy y se están rompiendo los paradigmas del rol de la  mujer en la sociedad y en la familia. Me encanta que el Nico, siendo un hombre de su edad, se atreva a tocar temas que ponen incómodo y que son tan femeninos.

Durante su tiempo fuera de Chile, Fernanda se dio cuenta de que nunca había tenido tiempo para sí misma. “Al principio me sentí inútil y rara. Me asusté”, confiesa y agrega “después empecé a agradecer tener la posibilidad de poder escoger eso y comencé a gozar mucho. Y como mi personalidad no me lo permite no me quedé tirada haciendo nada, así que aprendí un montón, me metí a cursos y trabajé”. En Los Ángeles, Fernanda tomó clases de actuación, baile, inglés, voz, e incluso, de meditación y yoga. Y por supuesto, aprovechó cada oportunidad para buscar proyectos de actuación que le interesaran.

Así consiguió papeles en dos películas producidas en Estados Unidos: After her e Imprisoned, la que se filmó en Puerto Rico. Allí también asistió a un casting donde obtuvo un papel que la entusiasma mucho en un proyecto, por ahora secreto, y por el que se quedará en México por lo menos seis meses.

¿Cuáles fueron tus planes durante el año sabático que te tomaste?

Curiosamente el año pasado fue un salto al vacío, fue arriesgarme. Cuando tomé la decisión de irme de Chile estaba full pega y
la televisión en un momento de crisis bien importante, entonces había un miedo generalizado de que esta decisión provocara que no tuviera más trabajo o que no me llamaran más, pero yo solo pensaba en que necesitaba algo diferente. Antes de que la vida me bote, y aún podría hacerlo, prefiero yo tomar los riesgos y moverme. No soy amiga de lo cómodo y necesito desafiarme constantemente. Y eso era para mí este viaje. Yo creo que soy mejor persona y mejor actriz después de esto.

Cuando tomaste esa decisión, ¿cuál fue la reacción de tus amigos, familia?

Mis amigos más cercanos y los más cómplices estaban felices por mí, impulsándome, diciéndome que me relajara y viviera mi año sabático, y que no me pusiera metas
ni límites. Al principio me asusté, no estaba acostumbrada a eso y mucha gente también reaccionó con miedo y me preguntaban qué estaba haciendo, que todo el mundo se encontraba sin trabajo. Por suerte, me asustan las cosas, pero no le tengo miedo al miedo, entonces me empujo. No sé de dónde sale esa fuerza porque nunca me creí una mujer fuerte, pero me he dado cuenta de que soy capaz y el 2017 me sirvió para reconocer lo movida y productiva que puedo llegar a ser yo sola.

p077vc-1

¿A México vas con algún proyecto?

Me voy por alrededor de seis meses a un proyecto que aún es confidencial y no lo puedo contar, pero cuando sea el momento de decirlo lo voy a hacer con todas las ganas porque estoy muy contenta. Con esto también me doy cuenta de la importancia de correr riesgos y no quedarse cómodo en un lugar. Cuando decidí irme todo el mundo me dijo: “pero si acá lo tienes todo”, y yo les decía que por lo mismo, “estoy muy agradecida y no lo hago porque necesito más, sino porque me gusta crecer y yo sentía que necesitaba moverme un poco para crecer más y no me equivoqué. Fue una buena determinación.

Con esta decisión de irte al extranjero, ¿cuáles son tus planes a futuro?

No te lo puedo responder, porque si hay algo que entendí a mis 36 años es que no se puede planear. Solo puedes tener ideas, sueños y metas. A veces proyectar algo, pero siempre abierta a que cambie totalmente. Cuando trato de planear una cosa con lujo de detalles, la vida me muestra que no es así. Por eso ya no planeo, es un estrés y una pérdida de energía. No es fácil estar a la deriva o entregarse al misterio, pero en realidad es lo único que podemos hacer. Por ejemplo, en este proyecto nuevo que es confidencial, solo me dijeron que tenía que estar tal día en México y no sé nada más. Me pone un poco nerviosa, pero por otro lado hay que entregarse nomás.

TAPA1vc-1

¿Pero te gustaría internacionalizarte?

Sí, me encantaría. Mi sueño sería trabajar en diferentes partes del mundo, ir moviéndome e ir viajando y conocer distintos estilos. Sé que es el sueño del pibe, pero sí, es lo que me gustaría hacer. Ahora hice dos películas en Estados Unidos y fue increíble. Me doy cuenta de que me gusta mucho lo que hago y poder hacerlo con diferentes equipos, incluso en distintos idiomas, me parece alucinante.

¿Qué relación mantendrás con Chile?

Nunca he pretendido cortar los lazos con Chile, es mi país y no quiero perder las posibilidades de hacer de todo aquí. Desde que dejé de tener contratos fijos en canales, siempre he querido escoger mis proyectos. Mi “no plan” es lograr abrir sedes en otros lugares, pero con mi base en Chile, donde sigo teniendo mi casa y mi perra. Hace un tiempo vine a analizar otros proyectos, no quiero para nada cerrar las puertas en Chile, me gusta lo que he realizado y lo que se puede seguir haciendo, solamente quise irme para hacer cosas diferentes y crecer más.

2 comentarios

pablo

16 de enero de 2018

Y otro más!!!!

pablo

16 de enero de 2018

miren todos! un virus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último